La Candelaria insiste en que se amplie el cementerio de Azucaica

ABCTOLEDO. En uan nota remitida a lso mediso de comunicación, la Asociación de Vecinos «La Candelaria» del barrio de Azucaica ha vuelto a poner encima de la mesa el mantenimiento, la apertura de

Actualizado:

ABC

TOLEDO. En uan nota remitida a lso mediso de comunicación, la Asociación de Vecinos «La Candelaria» del barrio de Azucaica ha vuelto a poner encima de la mesa el mantenimiento, la apertura de nuevas sepulturas y la ampliación del pequeño cementerio municipal existente en este distrito.

La organización vecinal responsabiliza al Ayuntamiento de la falta de ampliación de un cementerio que, según señalan, se encuentra «colmatado». En el escrito difundido se señala que «declaraciones recientes se contradicen con los datos que obran en poder de esta Asociación, respecto a las estadísticas e informes publicados. Esta instalación de cementerio es depositaria desde el año 1961 (por traslado de la anterior ubicación) de cerca de un centenar de personas, arrojando una media de dos enterramientos anuales de media, con una población aproximada de 500 personas, hoy multiplicada por un 500 por ciento y creciendo en número en un plazo bastante corto y medio».

«Que por solicitud expresa de esta Asociación de adquirir nuevos terrenos, se consiguió que vecinos-propietarios colindantes cedieran (altruistamente) terrenos suficientes para realizar la ampliación tan demandada y solicitada».

«Habiéndose cambiado a instancia de esta entidad vecinal a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la normativa, la distancia mínima de separación entre los núcleos de población y las instalaciones de cementerios», los vecinos solicitan actuaciones, obras y necesidades perentorias en un plazo inmediato al menos en los puntos siguientes:

Limpieza y mantenimiento, antes del día de Todos los Santos, 1 de noviembre, del recinto, así como retirada y recogida de los residuos depositados en los dos contenedores existentes. En segundo lugar, apertura entre ocho y diez nuevas sepulturas en el espacio existente entre las primeras y la entrada, y por último, ampliación en el nuevo espacio cedido y/o donado las sucesivas necesidades que deben ir surgiendo, terrenos que deben limpiarse y vallarse.