¡Qué calor!

¡Qué calor!

Actualizado:

PILAR HERNÁNDEZ

TOLEDO. El 31 de mayo de 2009 será recordado como el Día de la Región más austero de la historia -por no haber no había ni agua- y a la vez uno de los más calurosos, sobre todo si el lugar elegido para el acto institucional -el único de este día tan especial para Castilla-La Mancha- era la carpa del recinto ferial de La Peraleda, en Toledo, donde el sistema de aire acondicionado apenas se hizo notar (sólo hay que ver la imagen de Andrés Iniesta cuando recogió su Medalla de Oro). Y que el escenario se colocó justo en la zona donde estaban los aparatos de salida de aire, por lo que la eficacia de la refrigeración se redujo sensiblemente.

La organización del evento sí acertó con el regalo que ofrecía a los invitados: abanicos, que no dejaron de moverse a lo largo de las dos horas que se prolongó el evento, y una botellita de agua del tiempo.

Al menos el calor sirvió para que las intervenciones se acortaran -aunque la presidenta de Cruz Roja, Manuela Cabero, Medalla de Oro de la región, leyó íntegro su discurso-. De no ser así, tal y como dijo el presidente del Balonmano Ciudad Real, Domingo Díaz de Mera -la tercera Medalla de Oro de este año-, los invitados estaban expuestos a sufrir una lipotimia colectiva.

Por lo demás, el acto institucional no varió de los que se habían hecho en otras ediciones, al igual que los invitados, entre los que se encontraban políticos, empresarios, sindicalistas y miembros de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado.

Mención especial merece la presidenta del PP de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, que recibió una ovación al entrar al recinto. Iba acompañada de diputados y senadores de su partido. Se sentó en la primera fila, junto al presidente del Consejo Consultivo, José Sanroma, y la diputada del PSOE, Matilde Valentín. A su llegada a la carpa, el presidente Barreda decidió saludar a los invitados que se situaron al otro lado de la fila.

También acudieron al acto dos de los jugadores del Balonmano Ciudad Real que estaban descartados para jugar en la tarde de ayer la final de la Copa de Europa, Alex Pajovic y David Davis.