José Manuel Caballero. ABC

Caballero dice que hasta el propio Sánchez Garrido votará contra el PHN

El portavoz regional del PSOE, José Manuel Caballero, dijo ayer que los diputados socialistas en Castilla-La Mancha votarán contra el proyecto de Plan Hidrológico Nacional, a pesar de que Joaquín Sánchez Garrido, diputado por Toledo, aseguró ayer a ABC que pedirá libertad de voto a su grupo. Para Caballero esta actitud no es contradictoria con la postura del Gobierno regional de José Bono.

TOLEDO. ABC
Actualizado:

El portavoz del PSOE de Castilla-La Mancha, José Manuel Caballero, afirmó ayer que es «lógico y coherente» que los diputados y senadores por la región apoyen la enmienda a la totalidad con texto alternativo que presentará el PSOE en el Parlamento al Plan Hidrológico Nacional (PHN), porque además de recoger las reivindicaciones de la Comunidad autónoma, incluye las del resto. De esta forma, Caballero se refirió a las acusaciones realizadas desde el Partido Popular sobre una división interna en su partido por votar a favor del Plan las Comunidades de Castilla-La Mancha y Extremadura cuando el PSOE a nivel federal está en contra.

Según dijo, es «lógico y no contradictorio» que el Gobierno castellano-manchego, representando los legítimos intereses de la región, haya votado a favor, y por otro lado, que «los diputados y senadores, con independencia de que sean o no de esta región, voten a favor de el texto alternativo porque recoge los intereses de la región y también los del resto». Además, recordó que el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que entiende y apoya la decisión del presidente regional, José Bono, y su homólogo extremeño, e indicó que nunca les pediría que votasen en contra de los intereses de sus regiones porque se pudiera beneficiar el PSOE.

«VENDETTA»

Sobre las declaraciones del presidente regional, Agustín Conde, en las que no descartaba que el voto a favor de la Junta respondiese a una «vendetta» de Bono hacia Zapatero, señaló que tal interpretación sólo cabe en una «mente retorcida» como la suya, quien tiene, a su juicio, una «obsesión enfermiza» hacia Bono. «Si hubiera votado en contra diría que lo hizo por intereses partidistas y como lo ha hecho a favor dice que es por perjudicar a Zapatero», dijo Caballero, quien indicó que «Conde sabe que Bono toma las decisiones no pensando en cómo afectan internamente a su partido sino exclusivamente en los intereses de Castilla-La Mancha».

Por su parte, el presidente del PP de Castilla-La Mancha, Agustín Conde, aseguró ayer que el Plan Hidrológico Nacional (PHN) aceptado por el Gobierno de Castilla-La Mancha es «prácticamente el mismo» que el presentado por el ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, presentó el septiembre del pasado año.

«PAPELÓN NOTABLE»

Conde explicó como ejemplo que de las más de 70 obras que se incluyen en el PHN para Castilla-La Mancha, «sólo se han introducido 18 novedades, de las cuales siete han sido solicitadas por el Gobierno de la región y el resto han sido incorporadas por el propio Ejecutivo nacional».

Agustín Conde dijo no entender las críticas vertidas por el consejero de Obras Públicas, Alejandro Gil, a quien acusó de haber protagonizado un «papelón notable» que debería explicar a la opinión pública.

El presidente del PP regional recordó cómo Alejandro Gil justificó, en el inicio de la negociación, el voto en contra de Castilla-La Mancha en que el PHN era sólo un plan de trasvases, que no contenía al mismo tiempo un Plan Nacional de Regadíos y que no se implicaba en la desalación del agua del mar. Por tal motivo, Conde le retó a explicar ayer estas críticas por entender que «el PHN no ha cambiado casi en nada», aunque reconoció que el último borrador ha salido «enriquecido» por las aportaciones realizadas por distintos interlocutores. Desde su punto de vista, con el PHN pactado, Castilla-La Mancha gana tranquilidad, se asegura su futuro y tendrá la posibilidad de que el agua que pasa por este territorio sea aprovechada.

«ESFUERZO SOLIDARIO»

Además, se congratuló de que Castilla-La Mancha no sea la única región solidaria con el Levante español, puesto que «se realizará un esfuerzo solidario compartido con Aragón y Cataluña y, además, el Tajo, el Segura y el Júcar no serán los únicos ríos que den de beber sus aguas al Levante, ya que el Ebro aportará 1.050 hectómetros cúbicos».