En busca del hombre ideal

En busca del hombre ideal

Actualizado:

EFE

TOLEDO. Al evento, que estuvo organizado por la Asociación Caravana de Mujeres (Asocamu), asistieron una veintena de lugareños, quienes hicieron de tímidos anfitriones en un encuentro en el que el frío y la lluvia hicieron de incómodas carabinas.

El encuentro comenzó con un almuerzo en el camping de la localidad que sirvió como primera toma de contacto para los participantes, después de un viaje de más de 150 kilómetros en autobús desde su punto de partida, en Madrid.

Un paseo por las calles de Navahermosa, una cena y un baile que se alargaría hasta bien entrada la madrugada del domingo debieron ser «tiempo suficiente para pasarlo bien y a lo mejor encontrar novio», según comentó Mara, una joven treintañera de Brasil que se disponía a vivir por segunda vez una caravana de este tipo.

«Busco a un hombre amable y educado», comentó entre risas Mara aunque, matizó, «con la crisis no se puede tener sólo corazón» y su hombre ideal tendría que tener, por ello, medios económicos. «Es obvio», explicó.

Jubilados

Al contrario que con el dinero, la edad no pareció ser un impedimento en la búsqueda de la media naranja, puesto que la mayoría de los participantes eran jubilados sexagenarios con ganas de «pasar un buen rato».

Así, gran parte de las féminas aseguraron que preferían entablar «amistad o algo más» con hombres «que sepan ya lo que quieren y adónde van» tal y como afirmó Ana, una mulata dominicana.Aunque Ana aseguró en un principio que no venía en busca de marido, sí confesó posteriormente que si la «jugada» le salía bien podría plantearse incluso la posibilidad de quedarse a vivir en Navahermosa.

Se trataba, por lo tanto, de una oportunidad idónea para conocer a «un hombre que me respete, me quiera y que no venga sólo hoy y luego pase de mí», afirmó.

Entre los hombres hubo unanimidad en sus preferencias, ya que gran parte de ellos iba en busca de una mujer «sencilla, guapa y que se adapte a uno» como coincidieron Florencio y Dionisio en cuanto vieron bajar del autobús a todas las participantes de esta peculiar caravana.

Sin embargo, no todas las asistentes acudieron con las mismas intenciones al evento. Este es el caso de Rosa, que conoció a Manuel en la anterior caravana que tuvo lugar en Segovia, hace sólo quince días, y acudió a Navahermosa para reencontrarse con su nuevo amor.

Lo de esta pareja, que no dudó en demostrar su reciente afecto con un beso de película ante las cámaras, fue un auténtico flechazo y, aunque por el momento consideran que la boda tendrá que esperar, no dudaron en volver a subir al autobús para irse a Navahermosa con el fin de animar a la gente a descubrir que el amor puede estar donde uno menos se lo espera.

El presidente de Asocamu, Manuel Gozalo, lamentó que no hubiesen podido participar en este último encuentro más mujeres debido a las limitaciones de espacio del comedor donde dio comienzo la jornada. Con más de medio millar de mujeres asociadas, la organización Asocamu tiene como objetivo promover la «repoblación rural» en España, una idea que partió del propio Gozalo y otros amigos solteros tras ver la película «Caravana de mujeres», que versa sobre la colonización del oeste americano.