Bono visitará hoy Talavera en el décimo aniversario de la protesta. ABC

Bono visita Talavera en el décimo aniversario de la histórica protesta del27-F contra la marginación

Se cumplen hoy diez años de la histórica manifestación del 27 de febrero de 1992 convocada por la desaparecida coordinadora «Nosotros Talavera» y que sacó a la calle a más de ocho mil ciudadanos en protesta por la marginación de la ciudad ejercida desde el Gobierno regional de José Bono. Precisamente hoy el presidente de Castilla-La Mancha realiza una visita oficial a Talavera.

EUSEBIO CEDENA
Actualizado:

TALAVERA, El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista José Bono, realiza hoy una visita oficial a Talavera justo en el día en que se cumple el décimo aniversario de la histórica protesta social del 27 de febrero de 1992 que, convocados por la coordinadora «Nosotros Talavera» sacó a las calles talaveranas a más de ocho mil ciudadanos para manifestarse contra la marginación y el abandono institucional de la ciudad por parte de la Junta de Comunidades.

Aquella jornada, vivida con gran intensidad por los talaveranos, fue la respuesta ciudadana a la falta de desarrollo de Talavera y la inexistencia durante años de inversiones de importancia desde el Gobierno regional de Bono, que encontró en esta manifestación del 27-F una reivindicación clara y contundente contra la discriminación de la ciudad.

Documento Bono

La réplica de Bono a esa protesta de febrero no se hizo esperar. El 10 de mayo de 1992, con el socialista Javier Corrochano en la Alcaldía, el presidente regional presentaba en Talavera lo que luego se denominó «el documento Bono» y que era un firme compromiso político para resolver los problemas más urgentes con carácter inmediato con una inversión total de 6.938 millones de pesetas.

En ese compromiso se incluían inversiones en carreteras, obras hidráulicas, instalaciones deportivas, infraestructuras, Mercado Nacional de Ganados, recuperación de algunos elementos del patrimonio histórico, implantación de la Universidad, construcción de la primera y de momento única piscina cubierta de Talavera y, entre otras inversiones, un montante de 500 millones para una nueva estación de autobuses que nunca llegó a construirse.

La situación era tan evidente y la respuesta de los talaveranos tan contundente que Bono se vio obligado a anunciar estas inversiones, muchas de las cuales se ejecutaron durante los dos años siguientes, ya con Isidro Flores como alcalde de la ciudad, y otras quedaron en el olvido o todavía están pendientes.

Por casualidades de la vida, justo diez años después, el 27-F de 2002, Bono visita Talavera con carácter oficial con una agenda corta pero intensa que le llevará a las 11 horas a la inauguración del centro de rehabilitación de Atafes; a las 12, un recorrido por las obras del nuevo recinto ferial y a las 13 horas a la inauguración de los nuevos estudios de Onda Cero Talavera, dónde será entrevistado en directo.

Aquella manifestación del 92 marcó un antes y un después y por esta razón los promotores de «Nosotros Talavera» no han querido que la efémerides pasara de puntillas y se reunieron en la noche del lunes para recordar el «hito» y preparar una mesa redonda para el mes de marzo en la que analizarán «lo que se hizo y lo que todavía queda por hacer» como consecuencia de aquella protesta.

Por su parte, el PP de Talavera tampoco ha querido dejar pasar la ocasión y ayer hizo público un comunicación en el que bajo el título de «Los incumplimientos del socialista Bono» denuncian que muchos de los proyectos comprometidos «aún siguen sin desarrollarse» y otros «han sido realizados por otras Administraciones ante la pasividad de la Junta de Comunidades».

El PP recuerda la manifestación del 27-F y la respuesta de Bono «para apagar el descontento», aunque después de revisar el documento, tal como afirman los populares, hay proyectos que duermen el «sueños de los justos» y otros simplemente «nunca jamás serán realizados por los socialistas».

Entre estos proyectos se citan los 500 millones comprometidos para la estación de autobuses (que, como se sabe, hará El Corte Inglés), la falta de desarrollo de la ciudad deportiva, el todavía cerrado centro de salud de La Algodonera, el puente romano (que está rehabilitando el Ministerio de Medio Ambiente), las carreteras comarcales (algunas todavía en pésimo estado) y otras iniciativas.

«No será el PP -termina el comunicado- quién defina al que hace una promesa por escrito y luego la incumple, para eso está el Diccionario de la Real Academia de la Lengua».