Bono anunciará mañana su candidatura en una recepción navideña en Fuensalida

El secretario del PSOE regional subrayó que el presidente autonómico «está viviendo su mejor momento político», y así lo dicen las encuestas y el apoyo popular

LAURA L. CARO
Actualizado:

LAURA L. CARO

TOLEDO. Una recepción prevista para mañana por la tarde en el Palacio de Fuensalida, a la que están invitados periodistas y líderes sociales de la región, va a ser el marco en el que José Bono anuncie su decisión de ser, por sexta vez consecutiva, candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta. Después de que el propio secretario de los socialistas, José Luis Rodríguez Zapatero, diera el jueves por hecha esta candidatura en su visita a Toledo, el responsable del partido en Castilla-La Mancha, José María Barreda, recomendaba ayer a la prensa que acudiera a esta reunión «con los micrófonos abiertos», y la advertencia de que el sí de Bono se producirá «mas temprano que tarde» y «mas cerca de Santa Claus que de los Reyes Magos» . «Si lo anuncio yo, -llegó a decir- entonces no lo anuncia él».

Barreda hacía estas insinuaciones después de emplearse en un encendido elogio hacia el presidente de Castilla-La Mancha, del que dijo que «está viviendo su mejor momento político», entre otros motivos «por su madurez, capacidad para dirigir la Comunidad e influencia para que la región pese cada día más». En medio de este mensaje, subrayó que su obligación como líder de los socialistas castellano-manchegos es «presentar al mejor candidato posible, y el mejor candidato posible es José Bono, porque no lo están diciendo las encuestas, la realidad de las elecciones y el apoyo popular».

El «desastre» de un cambio de Gobierno

A preguntas de los periodistas, el dirigente del PSOE y vicepresidente de la Junta negó que en la decisión de Bono «de presentarse o dejarse de presentar», «no ha influido un miligramo» que el cabeza de cartel del Partido Popular sea Adolfo Suárez Illana. «La candidatura del PP -aseguró- es absolutamente irrelevante a efectos de tomar esa decisión».

Más contundente contra el adversario político se mostró a la hora de advertir el «desastre» que supondría para Castilla-La Mancha «un cambio de Gobierno», habida cuenta de que se ha alcanzado ahora un techo competencial que convierte a la región una Comunidad Autónoma, «una realidad nueva y distinta», que en su opinión el PP todavía «no ha comprendido»,

En este sentido, Barreda explicó que la mejor demostración de esta consideración es la designación de Suárez como candidato. «Han mandado a hacer las prácticas -dijo- a una persona que no ha gestionado nunca una sola peseta, que no ha tenido ninguna responsabilidad pública y que no tiene peso propio en el PP, ¿y por qué? por incomprensión de la realidad de lo que es una Comunidad Autónoma».

En contraste con esta situación, avanzó que los socialistas van a afrontar las elecciones de mayo con un talante de «ambición sin límites para ganar», porque «aun ganando por goleada, queremos que la goleada sea mayor», Así, José María Barreda subrayó que el PSOE se aproximará a los comicios de 2003 «con la pulsión del pura sangre», y sabedor de que en España se ha producido «un cambio de clima político» que juega a favor de las siglas socialistas, y que es «particularmente alto» en Castilla-La Mancha.