La biblioteca, lugar de vacaciones

TEXTO Y FOTO: J. REYES CALEROMás de un centenar de personas acuden cada día a la biblioteca municipal de Torrijos, en el antiguo palacio de Pedro I El Cruel, para estudiar y preparar los exámenes de

Actualizado:

TEXTO Y FOTO: J. REYES CALERO

Más de un centenar de personas acuden cada día a la biblioteca municipal de Torrijos, en el antiguo palacio de Pedro I El Cruel, para estudiar y preparar los exámenes de septiembre. Estas dependencias, que en su día fueron el refectorio (comedor) del antiguo convento concepcionista, son el lugar idóneo en el que los estudiantes encuentran la paz y el sosiego suficientes para concentrarse. «Y, además, la sala está climatizada», destaca un universitario.

José Ignacio López y María del Carmen Escobar son los bibliotecarios de un centro que de lunes a viernes permanece abierto nueve horas diarias y que durante el curso escolar también abre sus puertas la mañana de los sábados. Desde que José Bono inaugurase la biblioteca, que cuenta con centro de internet y mediateca, son ya 4.800 las personas que disponen del correspondiente carné para acceder a la lectura, a la música y a la visión de películas en sus propios domicilios. La mayor parte de los socios tienen fijada su residencia en Torrijos, aunque también algunos se encuentran en poblaciones limítrofes como Alcabón, Rielves y Val de Santo Domingo.

La presencia de escolares también es notoria durante todo el año y se ve reforzada en verano. La lectura infantil predomina entre los más jóvenes, mientras que la narrativa es para los adultos, según se desprende de los datos del tejuelo, que se encuentra informatizado y abarca más de 17.000 registros, lo que conforman que el centro alcance un montante de unos 21.000 volúmenes, cifra importante la biblioteca de Torrijos, cuya población no alcanza los 12.000 habitantes.