Un barrio de futuro

José PonosALFILERITOSDesde hace siete años se viene hablando del que será un novedoso «ecobarrio» en el Polígono Industrial. El prestigioso arquitecto y creativo urbanístico Jean Nouvel, autor del

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

José Ponos

ALFILERITOS

Desde hace siete años se viene hablando del que será un novedoso «ecobarrio» en el Polígono Industrial. El prestigioso arquitecto y creativo urbanístico Jean Nouvel, autor del proyecto, se reúne por tercera vez con el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, para darle a conocer la maqueta terminada del Barrio Avanzado, que dispondrá de una capacidad para 2.000 viviendas, con la ilusión de que las obras se pongan en marcha y nuestra ciudad pueda disponer de una de las ideas constructoras más interesantes del momento.

El tema va despacio, pero en opinión del consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez Pingarrón, el ambicioso proyecto saldrá adelante una vez abiertos los concursos para que los arquitectos presentes sus ideas y se puedan levantar esas viviendas de protección oficial para que accedan a ellas todas las personas que las necesiten. Loable intención en un paisaje que buscará la sinergia entre lo urbano y lo rural, con grandes espacios, equipamientos deportivos, sociales y culturales.

El «ecobarrio» significa un diseño muy original que cambiará la filosofía de zona residencial, creando un entorno en el que vivir y sentir placer, según palabras de Nouvel que de estas cuestiones sabe un rato. Ahora lo que hace falta es que las administraciones regional y municipal sitúen sobre la maqueta urbanizadora los montantes económicos imprescindibles para el disparo de salida, que este barrio emblemático de futuro precisa para transformarse en realidad. Y me imagino que habrá también que esperar, dada la «desaceleración», que no crisis, que soportamos sobre nuestras cabezas. Pero como idea diseñadora y urbanística hay que quitarse el sombrero, mejor dicho, la corbata, que es lo que está de moda, tal y como lo hizo el alcalde en la reunión.

El que tiene boca se equivoca y el que maneja una pluma de escribir pues también. Ahora le toca a un servidor reconocer que dio un traspiés días pasados cuando criticaba la posible autorización de un nuevo trasvase de agua Tajo-Segura para el Levante. Como siempre que se solicita, la autoridad accede, pues uno entendió que ocurriría de igual manera en el último demandado.

Pero miren por donde el Consejo de Ministros dice nones, y el presidente José María Barreda muestra su satisfacción por esta decisión que ayudará a recuperarse un poco a los embalses de Entrepeñas y Buendía, que es de lo que se trata. También conviene aclarar que el trasvase no se autorizó «porque no estaba en el orden del día», según la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, con lo cual la petición se mantiene en línea de espera hasta que haya lugar, cuestión ésta que nos agradaría se dilatara para que las cabeceras del río Tajo alivien su precaria situación. A ver si hay suerte para los intereses de los castellano-manchegos.