Barrio abandonado

José PonosALFILERITOSAzucaica, a pesar de estar integrada en el mapa municipal de Toledo, parece que se encuentra bastante olvidada en cuanto a los servicios que las Casas Consistoriales tienen la

Actualizado:

José Ponos

ALFILERITOS

Azucaica, a pesar de estar integrada en el mapa municipal de Toledo, parece que se encuentra bastante olvidada en cuanto a los servicios que las Casas Consistoriales tienen la obligación de ofrecer a la vecindad. En otros barrios se puede observar con facilidad la atención que les presta el equipo de Gobierno municipal, pero sobre Azucaica poco se puede decir en relación al número de infraestructuras existentes para mejorar la calidad de vida los residentes.

El presidente de la asociación de vecinos «La Candelaria», Andrés García Borja, insiste una y otra vez con documentados escritos dirigidos al Ayuntamiento para que los concejales responsables se preocupen por la solución de los problemas de la zona, pero la respuesta es nula y el malestar va creciendo entre los empadronados en el lugar.

Ahora solicitan una línea de autobuses con trayecto único para agilizar las comunicaciones con el Casco Histórico y que disponga de varias paradas en el barrio, y desde luego la petición es razonable si observamos el alto índice de habitabilidad que se viene produciendo en Azucaica. También en otras ocasiones se ha demandado a la autoridad municipal que se preocupe un poco por los espacios ajardinados de la barriada que se encuentran totalmente abandonados, teniendo que ser los miembros de «La Candelaria» los que roben horas a sus habituales ocupaciones para integrarse en el riego de los árboles -cada vez hay menos- y en la limpieza de estos lugares de recreo y ocio. También se insiste en la ampliación del cementerio municipal del barrio que se ha quedado muy pequeño, pero el asunto logra el desinterés de la Corporación sin que se expliquen las razones para esta desidia.

Total, un cúmulo de promociones urgentes que necesita Azucaica, un barrio más de la capital regional, para poder compararse en igualdad con otros puntos geográficos de la ciudad; pero, como me comentan, nadie escucha y nadie responde a sus demandas. Las promesas del pasado desaparecen como por encanto una vez que el PSOE ha alcanzado su objetivo de regir los destinos de los toledanos. Como para fiarse de lo que dicen los políticos cuando están en campaña electoral

El concejal Rafael Perezagua poco a poco va cimentando el ambicioso proyecto de lograr la peatonalización de las calles del Casco Histórico. Con motivo del puente de La Almudena se restringirá el acceso de vehículos al corazón de la ciudad, y más tarde se pretende implantar un calendario de «Días sin coches» que sirvan como reclamo turístico para permitir a los visitantes vivir un Toledo sin tráfico. La iniciativa cuenta con el respaldo de los residentes del Casco, dado que, una vez comprobado lo que significa moverse por el atractivo histórico de Toledo sin vehículos a tu alrededor, todos quieren que se repita la experiencia.