La Autovía de La Sagra pasa el informe ambiental y entra en la recta final para el comienzo de las obras

Mientras el tráfico en la comarca de La Sagra se hace cada vez más intenso y caótico, especialmente por el vertiginoso crecimiento industrial que genera el movimiento masivo de vehículos pesados, por

A. M. TOLEDO.
Actualizado:

Mientras el tráfico en la comarca de La Sagra se hace cada vez más intenso y caótico, especialmente por el vertiginoso crecimiento industrial que genera el movimiento masivo de vehículos pesados, por fortuna los trámites burocráticos necesarios para poder ejecutar la Autovía de La Sagra siguen su curso, aunque en apariencia más lentamente que la necesidad real de contar con esta nueva infraestructura. Por eso destaca el hecho de que la semana pasada se cumpliera tal vez el trámite administrativo más importante, puesto que en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha se daba el visto bueno al informe de impacto ambiental. A juicio de la Dirección General de Evaluación Ambiental se «considera ambientalmente viable el proyecto de nueva infraestructura seleccionado». Y eso tras resolver y dar respuesta a las 62 alegaciones presentadas tanto por organismos públicos como por particulares.

La importancia de pasar este trámite la dejaba patente a ABC el director general de Carreteras y Transportes, Roberto Puente Aguado, añ señalar que «la resolución del informe de impacto ambiental es lo que da viabilidad al proyecto». A partir de aquí se procederá a la aprobación definitiva del estudio informativo, para pasar a la finalización de los proyectos constructivos y a continuación iniciar la fase de licitación, algo que podría comenzar en el mes de noviembre. A partir de aquí deberá confeccionarse el pliego de condiciones y correrán los plazos legales preceptivos para realizar el concurso para que se presenten las empresas interesadas y definir el presupuesto, que en principio asciende aproximadamente a unos 350 millones de euros. Teniendo en cuenta los trámites habituales de esta fase administrativa, es posible que en el mes de marzo ya se pudiera conocer la empresa o grupo de empresas que se encargarán de construir la autovía.

Tres tramos

Esta nueva carretera, que se encuentra dentro del II PLan de Carreteras de la Junta de Comunidades y que afecta directamente a unos 29 municipios, será la primera autovía que tendrá tres tramos diferenciados, incluida una bifurcación en dos ranales, que unirán, por un lado, la A-5 (Autovía de Extremadura) y la A-4 (Autovía de Andalucía) y por otro, la A-42 (Autovía Madrid-Toledo) y la CM-4001, afectando también a la CM-4004 (Valmojado-Yepes), y por último, el desdoblamiento de la CM-4001 entre Villaseca y la A-4. La longitud de la autovía estará entre 70 y 80 kilómetros.

Dentro del estudio de impacto ambiental, la promotora, la Dirección General de Carreteras, ya propone y selecciona una alternativa para el itinerario de cada uno de los tres tramos, que lógicamente deberán recoger todas las indicaciones medioambientales que se apuntan en el informe.

En lo que respecta al primer tramo (de la A-5 a al A-42), según la alternativa elegida, la carretera discurrirá en todo su trazado por el margen derecho de la CM-4004 (La Pedrera-Ocaña). La autovía nacerá en la A-5 al suroeste de Valmojado, discurriendo luego por el término de Casarrubios del Monte y bordeando por el norte el término de Las Ventas de Retamosa. Tras cruzar la CM-4003, se dirige hacia Casarrubios para atravesar el término de El Viso de San Juan. Aquí deberá cruzar la TO-4112-V (a Chozas de Canales) y el río Guadarrama mediante un viaducto de 626 metros de longitud. Seguidamente la vía se adentra en el término de Palomeque, situándose entre las poblaciones de Lominchar y Cedillo del Condado. El trazado sigue por el sur de Cedillo del Condado para luego atravesar la CM-4004. La vía penetrará luego por el norte del polígono industrial de Yuncos y atravesará por un paso inferior la autopista de peaje Madrid-Toledo (AP-41) y a continuación la antigua carretera N-401 entre Illescas y Yuncos mediante un viaducto de 110 metros. Finalmente, cruzará por un paso inferior la línea de ferrocarril Madrid-Cáceres y la A-42.

Bifurcación en dos ramales

Para el segundo tramo se han aprobado dos itinerarios. Uno de ellos permitirá enlazar la A-42 con la CM-4001 en un punto ya muy próximo en el que esta carretera enlaza con la Autovía de Andalucía (A-4) y la autopista de peaje R-4. Desde su origen en la A-42 entre Illescas y Numancia de la Sagra seguirá una traza casi paralela a la futura autopista de peaje Madrid-Toledo. Luego atraviesa por un paso inferior la línea del AVE Madrid-Sevilla y penetra entre las poblaciones de Esquivias y Borox, atraveando la carretera que las une (TO-2142-V). La vía circunvala a continuación por el noroeste de Borox y enlaza con la CM-4001.

El otro ramal del segundo tramo, tras pasar la A-42, toma la misma dirección que la autopista de peaje Madrid-Toledo y bordea por el este la población de Numancia de la Sagra. Seguidamente rodea por el este la localidad de Pantoja y luego discurre por el sur de los términos de Alameda de la Sagra y Añover de Tajo hasta conectar con la carretera CM-4001, que se va a duplicar y que constituye el tercer tramo de la Autovía de la Sagra.

El tercer tramo consiste en la duplicación de la CM-4001, que va a permitir conectar la Autovía de La Sagra con la A-4 y R-4. Esta duplicación comenzará en el término de Villaseca.