José Fernando Sánchez Ruiz - Opinión

Asunción García & Arsenia Tenorio

Una de las artistas más consolidadas de Castilla La Mancha, con una intensa trayectoria, en la creación y en la dinamización su entorno

José Fernando Sánchez Ruiz
ALCÁZAR DE SAN JUANActualizado:

Escribir sobre Arsenia Tenorio en estos momentos dolorosos, es un deber a la persona, al arte y a la cultura. En esta trinidad resulta complicado determinar cuál de los tres aspectos define con más rigor a la artista. Efectivamente debemos de precisar que hablamos de una artista en todos los aspectos del término. Perseverancia, entrega, capacidad creativa, análisis crítico, personalidad e incluso crisis de identidad.

Notas biográficas de Asunción García. Este quizás sea uno de los primeros aspectos que hay que comentar para entender el arte de A. Tenorio. En 1951 nace en Retamoso, un pueblo toledano, de la Jara, en el límite extremeño, que en aquellos años previos al gran éxodo a la ciudad de los sesenta rondaba los 600 habitantes. La niña Asunción García llegó a la España de la última parte de posguerra. Su familia emigró de Retamoso a Extremadura y definitivamente a Madrid, donde la joven Asunción García, tuvo la oportunidad de iniciarse en la vida activa. En sus primeros años compartió el trabajo sanitario, con la dedicación a la pintura. Estudió arte en la Escuela de Bellas Artes de Madrid. (Luego facultad de la Universidad Complutense en 1978).

En 1980 contrajo matrimonio con Javier Sardinero y fue madre de dos hijos Javier y Miguel Ángel. Después de una primera presentación en el mundo artístico de una interesantísima década (1975 -1985) se alejó del arte, de su ámbito social y de Madrid.

Unos años después al final de los ochenta se asienta con su familia en Quero, población toledana de la Mancha Centro, desde donde desarrolla su vida familiar, artística y social en plenitud, en la comarca y en el mundo entero.

Ahora nos queda de ella no solo el recuerdo o alguna de sus pinturas, sino lo más importante que supo dar a quien estaba en su cercanía, el ímpetu y el ánimo de esforzarse y seguir adelante.

El nacimiento artístico deArsenia Tenorio. En realidad se produce un proceso de transformación temprana en la personalidad de la artista que necesita desde la juventud dividir los aspectos de su vida. Es una necesidad ante su entrega absoluta, pasional a todas y cada una de las cosas que hace. Por eso tiene que ser de por una parte Asunción García y por otra la artista Arsenia Tenorio, dividiendo así su relación con el mundo. Pero algo mucho más interesante en la construcción del artista es entender porque recoger el nombre de su madre y uno de sus apellidos para transformarse. Ella comentaba con frecuencia «todo se lo debo a mi madre», al igual que comentaba «mi obsesión era que el mundo estaba hecho para que yo lo pintase».

En esta primera etapa la cercanía a Juan Bartola esta patente en su obra. Pero el nacimiento de la artista Arsenia Tenorio viene cargado de un punto de interpretación del mundo muy personal. Ella no quiere desde el primer momento pasar de puntillas en la realización de una obra «bonita» quiere cargar su obra de sentido analítico y transformador del mundo. «El arte transforma el mundo», solía decir. Como motivo de su trabajo escoge a la mujer. A veces ella misma en la juventud y en cualquier caso mujeres en todas las actitudes de la vida. En esta primera etapa cosecha importantes premios. El primero importante fue un segundo premio en Móstoles de 1977 y el espaldarazo del sector y la crítica madrileña fue el primer premio del Círculo Catalán de 1981. Desde entonces su presencia en las revistas especializadas, y exposiciones en las galerías madrileñas crecieron enormemente. Hasta que en 1985 decidió apartarse del mundo de la pintura, como los eremitas, después de haber probado sus primeras salidas internacionales y su presencia en las ferias de arte como en aquellos primeros momentos de ARCO.

En esta primera etapa su producción se llena de fuerza vital y social, se caracteriza ya por el alto cromatismo, y la expresividad. Su técnica se regula con la paletina el trazo arriesgado, la deformación del objeto. Su implicación aparece tanto en el objeto como en la forma de tratarlo. Es la constatación de aquello que se dio en llamar neoexpresionismo. Incluso algunos la hemos conectado con viejas corrientes existencialistas.

Pero ella, ajena estas consideraciones, comentaba que lo suyo era pintar y pintar, como lo hizo siempre teniendo la mujer como objeto y como expresión de su arte. Si bien podemos deducir de sus primeros cuadros, el estudio y la adaptación en profundidad de la obra mas personal de Goya en el Prado. Luego vino el retiro voluntario durante la segunda parte de la década de los años ochenta.

El renacer de Arsenia Tenorio recoge su etapa creativa entre 1990 y 2017. Una etapa larga y densa que requiere distintos momentos de acercamiento a su obra. Si bien mantiene las características definitorias de su pintura, solo varía aparentemente el objeto de la misma y el acercamiento técnico, en una vertiginosa espiral al mundo del color. Un reflejo de su calidad de oficio.

A grandes rasgos esta etapa podemos presentarla en fases: La Reincorporación y las Series entre las más definidas: lo Cervantino, el Plástico y Mis Ciudades Favoritas.

La reincorporación un período de los primeros años 90. Con una dulcificación de la obra, la presencia de planos y colores muy agradables, recuperando totalmente la figura. En este momento se entrega a los certámenes y convocatorias de la geografía cercana, Madrid y La Mancha, recuperando su posición de años anteriores en el sector y arrasando los premios de aquellas convocatorias, con su estilo, su forma y su interpretación. Su trabajo supone una reflexión y una reorientación de muchos pintores aficionados a este tipo de convocatorias, descubriendo en Arsenia, una artista clara y potente que apunta con su obra un cierto intervencionismo social.

Recupera en esta fase su presencia en las galerías madrileñas y abre el paso a las catalanas, se incorpora a la enciclopedia Espasa-Calpe que le da rango de artista consolidada del siglo XX. Y presenta su pintura en Macôn (Francia) y en la feria de arte de Singapur. Comenzando la internacionalización de su obra, signo del resto de su trayectoria.

El trabajo de las series

Una primera serie de aspectos manchegos. Con cierta presencia de lo cervantino y sus personajes. Si bien este aspecto comenzó a manifestarse a mediados de los 90 aunque tuvo un momento de explosión, no ha dejado nunca de estar presente en la creatividad de Arsenia. Sus personajes sus mujeres y Dulcinea se manifestaron en varias propuestas, acentuando su tendencia de intervención social propia solo de artistas realmente maduros e identificados con los valores y circunstancias de un territorio, en su caso La Mancha.

Su presencia en el Festival de Teatro de Almagro y especialmente su participación en Guanajuato, la capital cervantina de América, abrió la etapa de difusión de esta serie que se ha prolongado en toda su trayectoria.

Sobre estos momentos nos recuerda Candido da Costa que en su etapa de director de Onda Cero de Alcazar de San Juan, en la que contó muchas veces con la colaboración de la pintora, fue ella una impulsora del certamen literario de «Cartas de Dulcinea a Don Quijote» en su primera etapa. Con este motivo también llegaron las ilustraciones de algunos libros y la realización de portadas para otros. «Mientras Toledo y España se volcaban con el IV Centenario de la primera edición de El Quijote,  mi exposición vanguardista “Gigantes del siglo XXI”, dedicada al capítulo VIII de la inmortal obra de don Miguel, abría el curso académico del Instituto Cervantes de Chicago». En este ámbito su pintura se hace muy especial jugando la figuración, con planteamientos de color y luz que envuelven siempre sus obras de un ungüento mágico que atrae a los espectadores.

Su investigación en las formas de ejecución y su preocupación por la presencia de la mujer, desde aspectos cotidianos, le lleva a configurar una segunda serie, en la que el material de plástico, las bolsas y los objetos toman un valor representativo y mediador, desconocido en los ambientes artísticos. Genera la pintora una nueva vanguardia centrada en la mínima cotidianidad, que presenta aspectos comunes a millones de personas y a través de la excusa del plástico nos lleva a la vida de las personas y de las mujeres como verdaderos protagonistas de su pintura. La exposición «Sensaciones sobre el plástico» supone un hito no solo en la producción de Arsenia, sino una nota en el panorama de la historia del arte. «escribí con mis pinceles una crónica actual».

Los medios de comunicación especializados, programas de televisión nacionales y europeos se hicieron eco de su aportación. Tal fue la presencia de la artista que el ministro J, Piqué impresionado inauguró una exposición suya el día nacional del plástico.

Tercera. Mis ciudades favoritas

Los grandes referentes de la pintora: Barjola, Gris, Picasso y Dali entre otros artistas españoles o Bacon, Chagall,  Paul Klee, han estado siempre presentes en su forma de hacer, más como compañeros creadores que como caminos a seguir. Desde sus primeros momentos Arsenia traza un camino muy personal que va marcando con hitos precisos, ahora es un nuevo giro, quizás propio de la madurez personal, que nos lleva a las ciudades como espacios de las vidas de sus vecinos, una visión muy particular que genera emoción y pasión por las ciudades vividas por ella y revividas en su pintura por todos. Son detalles y elementos emblemáticos, que llenos de color y dibujo sintetizan el alma de cada una y las almas de sus vecinos que durante siglos le han dado vida.

Su punto de vista de las ciudades resulta muy personal y valora aspectos que solo puede ver el artista, transmitiendo en su pintura lugares y vida al mismo tiempo. La serie «Mis Ciudades Favoritas» exprime las vivencias y emociones de Arsenia en cada una de ellas, dedicando significativas exposiciones a Madrid, Jaén, Tánger, Chicago, Milán o Toledo entre algunas otras como Alcázar de San Juan en la que ha estado fuertemente implicada en toda su segunda etapa.

Durante los primeros años del siglo XXI, la producción y exhibición de los trabajos de la internacional Arsenia Tenorio, ha sido muy sugerente para los aficionados e interesante para los manchegos. En estos años se introduce en el mundo del grabado y la estampación impartiendo un curso de Grabado para Profesores de Arte y Artistas Plásticos en el Instituto Cervantes de Tánger en Marruecos. Realiza importantes exposiciones en New York, y Chicago. Su intenso trabajo, siempre bien acogido por el público y con el beneplácito de la crítica; no le impide atender los compromisos sociales que aparecen desde el mismo. Algunos reconocimientos son su nombramiento como Académica Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, o el nombramiento de «Castellano-Manchega del 2008» de la Casa de la Mancha en Madrid.

Dos notas sobre jóvenes y mujeres

Arsenia siempre mantuvo la idea de que su obra no era suficientemente conocida en su tierra, seguramente seria porque ella ya estaba trabajando en una nueva concepción de imágenes, que se le proyectaban en la imaginación, «como diapositivas» comentaba con frecuencia, mientras que se montaba una de sus exposiciones en uno u otro de los cinco continentes y de vez en cuando en la península y en geografías cercanas.

Pero su obra tanto la pictórica como la social ha formado parte en estas décadas del bagaje de mucha gente cercana. Los jóvenes artistas a quien apoyo en diferentes inicitaivas organizando con ellos acciones urbanas y a veces más formales. Aquellos con los que se acerco al mundo del cine. Los que asesoró en la creación plástica. Los que animo en todo tipo de proyectos. Su presencia frecuente en los medios de comunicación volcando opinión artística, sus intervenciones como conferenciante en temas de divulgación o su presencia en círculos artísticos de otro tipo. Mantuvo su criterio y su proceder muy cerca de muchas personas. Muchas que vieron un punto de vista de una creadora singular, atrevida y de su tiempo.

La mujer y su papel en el entramado del mundo que conoció Arsenia, fue siempre una de sus grandes preocupaciones que se refleja ampliamente en su obra, desde sus primeras piezas del los años setenta, la mujer es el hilo conductor de su obra, incluso cuando pierde la presencia en al misma, observamos claramente que se convierte en espectador activo que invita a sumergirse en el color, la luz y las formas con un punto de vista de mujer.

Nuestra artista fue candidata «100 mujeres líderes de España», en el ámbito artístico. Experta en arte, de la «Plataforma nacional de mujeres expertas». Recibió nominaciones y distinciones de carácter social y cultural que no fueron estrictamente por su labor artística, sino por la divulgación del arte y del papel de la mujer en el mismo. Consideró la mujer como la persona luchadora y entregada que conoció en su entorno más cercano, reflejando en ella permanentemente actitudes cotidianas, retazos de la vida en todos los planos. Uno de sus trabajos en esta línea más desconocidos es su aportación a la figura de la beata Isabel Canori Mora. O sus conferencias sobre el estudio de «la discriminación de la Mujer en el arte». En Chicago fue invitada especial del  Women's Athletic Club. Realizó la imagen de la Gala de la IWA (Internacional Women Associates), 2012 y 2013. Por citar algún ejemplos variopintos de su amplitud de miras.

Arsenia fue una artista del mundo cercano; estigmatizada por la España profunda de los años sesenta y la superación de las necesidades más perentorias, llego al esfuerzo personal para romper barreras. El descubrimiento del arte y su poder transformador, fue su motor. «El mundo está hecho para que yo lo pinte» y para pintarlo, recreándolo al gusto del artista, dando sentido a las cosas las personas y las acciones.

Arsenia Tenorio nos ha dejado muchas pinturas y muchas ilusiones pero, sobre todo, nos ha dejado una tarea. Cuidar de su trabajo, protegerlo y enseñarlo al mundo entero, como un ejemplo de esfuerzo personal y creatividad en convivencia con la vida cotidiana.

La televisión, la prensa, las revistas especializadas, los estudios artístico, algunos libros, las redes sociales se han ocupado y se ocuparan de la artista y su obra... Ella descansa, sus admiradores tenemos una larga tarea para conseguir que su obra siga el camino que ella quiso trazarle.

JOSÉ FERNANDO SÁNCHEZ RUIZ es director del Patronato Municipal de Cultura de Alcázar de San Juan

JOSÉ FERNANDO SÁNCHEZ RUIZJOSÉ FERNANDO SÁNCHEZ RUIZ