Asaltan el ayuntamiento, el colegio, la farmacia, dos bares y cuatro casas de Montesclaros en una misma noche

Los vecinos dicen que los autores de los robos son ocho rumanos que se mueven en dos vehículos. Los daños materiales son cuantiosos

Actualizado:

MANUEL MORENO

TOLEDO. En el pequeño pueblo de Montesclaros, situado a 22 kilómetros de Talavera, los 484 vecinos están con el susto metido en el cuerpo desde que un grupo de delincuentes asaltó, en apenas dos horas, el ayuntamiento, el colegio público, la farmacia, dos bares y cuatro casas.

Ocurrió durante la madrugada del martes, cuando los lugareños dormían. A pesar de tan desenfrenada carrera delictiva por este municipio de la Sierra de San Vicente, el botín de los cacos no fue muy suculento (cinco equipos informáticos, una garrafa de gasoil y unos destornilladores). Sin embargo, los daños materiales han sido más cuantiosos, cifrados en 18.000 euros por el alcalde, José Joaquín Manzanas. «¡Nos han desvalijado el pueblo!», exclama el edil socialista. «Vamos a pedir ayuda a todo el mundo, a la Junta y a la Diputación, porque esto es mucho para nosotros», añade.

Los vecinos hablan de que los cacos eran ocho -entre ellos, algún menor-, todos de nacionalidad rumana y que viajaban en dos vehículos. Se cree que controlaron los movimientos de una pareja de la Guardia Civil hasta que a la una y media dejó de patrullar por el pueblo.

A partir de esa hora, los chorizos comenzaron a ejecutar su plan. Como denominador común, entraron por la parte de atrás en los nueve inmuebles que asaltaron. Al ayuntamiento, donde comenzaron su frenesí delictivo sobre las dos y media, accedieron después de escalar un muro de unos diez metros de altura que da a un patio interior. Luego destrozaron la puerta trasera y, una vez dentro, reventaron las cerraduras de cuatro puertas de paso.

Se llevaron un equipo informático moderno del ayuntamiento y otro de la biblioteca, que se encuentra en el mismo inmueble. También se apropiaron de una caja de disquetes que contenían toda la información del consistorio. «Desde el martes se hace todo a mano. Tenemos copias de seguridad de algunos disquetes, pero de otros no, como de los certificados emitidos por el ayuntamiento», señala el alcalde.

En el colegio público «Santa Águeda» los daños materiales fueron también numerosos. Los ladrones cortaron todos los cables que llegaban al edificio -«por si había alarma», puntualiza el edil-, rompieron los faroles y forzaron la puerta trasera para robar dos equipos informáticos.

La botica, arrasada

La farmacia también estuvo en el punto de mira de los delincuentes, que tiraron al suelo todo lo que encontraron en las estanterías después de reventar una puerta, además de llevarse el ordenador.

Cuatro domicilios, tres de ellos con moradores en su interior, fueron asaltados igualmente por esta banda de malhechores, que tan sólo se pudo apropiar de una garrafa de gasoil y unos destornilladores. Sin embargo, una mujer se topó con ellos dentro de su vivienda y sufrió taquicardias tras el impactante encuentro, por lo que tuvo que ser trasladada al hospital de Talavera, donde fue ingresada.

La aventura de estos ladrones por Montesclaros terminó a las cuatro y media en dos bares, donde abrieron todas las máquinas tragaperras, pero estaban vacías. El propietario de uno de los locales, que vive encima, sorprendió a los individuos, que huyeron del pueblo.

Se da la circunstancia de que la última oleada de robos en el pueblo se produjo en noviembre de 2004 -uno de los cinco establecimientos asaltados fue el bar del alcalde-, pero esta vez a ninguno de ellos les ha tocado la china.