El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez
El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez - A. Pérez

El Arzobispo de Toledo no ve en la ideología de género la solución contra el machismo: «No creo en la igualdad de género»

Asegura que aunque no existe ninguna diferencia en cuanto a la dignidad y a los derechos fundamentales entre hombre y mujer si existe diferencia entre sexo femenino y masculino

Toledo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha afirmado que la ideología de género no es la solución para vencer al «machismo inaceptable» que sigue en la sociedad cuya erradicación, según añade, impide que sigan muriendo mujeres «injustamente y algún hombre». «De ningún modo».

En su escrito semanal, Rodríguez afirma que no cree en la igualdad de género. «Creo en la igualdad entre el sexo femenino y el sexo masculino, esto es, entre los seres humanos. Creo, pues, en la igualdad de sexos», manifiesta el arzobispo toledano.

«No me gusta la desigualdad por la que la mujer sufre en tantos campos; detesto la violencia contra la mujer y, por supuesto, condeno sin ninguna clase de dudas las muertes que hombres --habría que decir 'el macho'-- comete contra la mujer; como también detesto las muertes de niños por ser niños, de adultos y de ancianos, como me duele que haya quienes mueren por falta de seguridad en el trabajo, por ahorrarse un dinero, o por tantas discriminaciones que se dan en la sociedad humana», ha argumentado.

No obstante, se reafirma en que no cree en la igualdad de género. «¿Por qué razón? Porque, aunque no existe ninguna diferencia en cuanto a la dignidad y a los derechos fundamentales entre hombre y mujer, hay diferencia entre sexo masculino y el sexo femenino. Lo cual no me impide ver la igualdad radical entre las dos partes que constituyen la humanidad: la mujer y el hombre».

Bajo su punto de vista, hay diferencia entre los sexos, aunque éstos son complementarios, y las diferencias entre hombre y mujer no se deben "simplemente" a una cuestión de género, cultura, educación o mala educación, o asignación de roles. «Pero no me escandalizo porque niños y niñas, por ejemplo, jueguen a juegos que no sé por qué tiene que ser de niños o de niñas«.

«Acepto o entiendo que existan quienes defienden la igualdad de género. No tengo por qué ser partidario del pensamiento único. Por eso mismo, me parece muy radical la postura de los que consideran que quienes no aceptamos la igualdad de género, tan marcada hoy en nuestra sociedad, somos retrógrados, o de pensamiento inferior. Mucho menos que odiamos a las mujeres. En absoluto»", indica el arzobispo toledano.

Con todo, afirma que el «mayor radicalismo» es el que impera en occidente, con Europa y España incluidas, el que defiende que solo la «opción género» es válida y todas demás explicaciones sobre qué es el ser humano, el hombre y la mujer, deben desaparecer. «Según ellos, están superadas».