ALFONSO ORTEGA LOZANO Presidente de la Asociación de Compositores, Intérpretes y Musicólogos de Castilla-La Mancha: «En esta región los músicos viven en la inopia, es una muerte en vida»

La Música Clásica es una de las hermanitas pobres dentro del epígrafe cultural en la tierra del Quijote. Compositores como Alfonso Ortega están cansados de vivir en la sombra y reivindican un espacio para poder dar a conocer todo lo que llevan dentro. Si no, al extranjero, como él ha hecho

POR MANUEL MORENO/
Actualizado:

Nacido en Madrid en 1967, aunque con raíces en Alcaraz (Albacete) y domicilio en Guadalajara, el compositor Alfonso Ortega Lozano es el director del I Encuentro Nacional de Compositores e Intérpretes que se celebra en el Festival Internacional de Música de Quintanar de la Orden, donde este profesor del Conservatorio «Montserrat Caballé» de Madrid estrenará «La transmutación de Dulcinea» el día 8. Sin haber cumplido aún los 40 años, Ortega cuenta con una prolija carrera musical.

-¿Por qué surge ese encuentro nacional?

-La explicación es un poco larga. Todo parte de la creación, hace tres meses, de la Asociación de Compositores, Directores, Intérpretes y Musicólogos de Castilla-La Mancha. Lo que intentamos con esta asociación es rellenar un hueco que siempre ha estado vacío siempre, intentar representar a todo el tejido musical que hay en Castilla-La Mancha y que hasta ahora estaba un poco a la sombra de Madrid. Queríamos que nuestra primera actividad fuese algo que representase bien a la asociación y que reuniese a un grupo de personalidades muy importantes. En el encuentro hay tanto compositores como directores, intérpretes, críticos y musicólogos.

-¿Y ustedes también tendrán como referencia el Quijote?

-Había que aprovechar el momento que vive Castilla-La Mancha con motivo del IV Centenario del Quijote. Temíamos que después de esta celebrando volviésemos todos a las sombras, como hemos estado durante mucho tiempo.

-¿Cuántos son en la asociación y que problemas tienen?

-Contamos con unos treinta afiliados y como mucho podríamos abarcar un total de ochenta personas. Dentro de la asociación también un grupo de gente que está de una forma honorífica y que es muy representativa de lo que es la música en España e internacionalmente. Nuestra principal reivindicación es que los entes públicos, y también los privados, hagan una apuesta segura, sin reticencias, por todo lo que es la vida cultural, sobre todo musicalmente hablando, en Castilla-La Mancha. Que no solamente se conozca por una tierra de labranza y de trasvases. Porque aquí hay una vida musical terriblemente importante.

-Y después de tanta conmemoración, ¿qué?

-No queremos que se pase el IV Centenario y volvamos otra vez a la inopia. Pretendemos que los entes públicos apuesten decididamente por la música viva y, sobre todo, por los creadores castellano-manchegos, que son muchos y que no tienen las salidas que suelen tener en otras comunidades, ya sean españolas o europeas.

-¿Qué tal se vive en la inopia, en la sombra?

-(Risas). Muy mal, es una especie de muerte en vida. Se dice que es mejor estar vivo, pero muchas veces no se sabe en realidad dónde se está. En Castilla-La Mancha la figura del compositor es una entelequia. Se sabe que está ahí, pero en realidad no existe.

-¿A usted le gustaría más vivir en Valencia, donde cuidan mucho la música?

-No, en absoluto. Yo amo mi tierra, porque para eso he nacido en ella. No es una cuestión de cambiar de lugar, es una cuestión de mejorar el lugar. Lo que tendríamos que hacer es luchar como otros han luchado en otras comunidades, como la valenciana, la catalana, la andaluza,... En definitiva, conseguir que los entes públicos no puedan decir que aquí, en Castilla-La Mancha, no hay gente, que no hay movimiento, que no hay alternativas, cuando es falso. Quizá esas posibilidades no se han dado porque no ha habido un grupo de gente que lo ha reivindicado vivamente. Por eso, creo que es el momento.

-¿Cuatro ideas sobre el encuentro nacional?

-Va a consistir en tres mesas redondas, que se celebrarán los días 8, 9 y 10 de julio y que cada una se clausurará con un concierto. Se desarrollarán en un edificio histórico de Quintanar de la Orden como es el Teatro Garcilaso. Las mesas redondas girarán en torno al IV Centenario del Quijote. Actuarán Ona Cardona Curcó, Rosa Rodríguez Santos, Elisa Belmonte, Kayoko Morimoto y el actor Francisco Valladares, que recitará versos de Gala.

-¿Por qué sus compañeros no se asocian?

-Si uno no toma las riendas, pues... La idea de asociarse, a la gente no le parece atractiva en un principio, porque parecen cansados de todo, pero...

-¿Están cansados o no les gusta dar la cara? Es algo que no lo tengo tan claro.

-Eso quizá también. Embestir contra los molinos daña mucho y quema mucho a la gente. Yo, que estoy en Europa, vengo con fuerzas recargadas. He visto la vida que se hace por encima de los Pirineos, musicalmente hablando, y de verdad España en general, Castilla-La Mancha en particular, es un desierto. Está olvidada. Se dice que hay muchísimas actividades, pero eso no se refleja realmente. Es hora de moverse. En otras comunidades españolas la gente se mueve bastante, hay mucha actividad, los representantes piden sin problemas para sus autores y músicos. Sin embargo, en Castilla-La Mancha se adolece de ello. Hay que dejar de ser victimistas y comenzar a pedir.