Los alcaldes de la zona de la Sierra de San Vicente se reunieron en Talavera de la Reina A. MIRANDA

Alcaldes de la Sierra de San Vicente promueven un acto reivindicativo para pedir la mejora de las carreteras

ABC/
Actualizado:

TALAVERA. Seis alcaldes de la Sierra de San Vicente, entre ellos el de la Iglesuela, Gregorio Buitrago, que es también presidente de la mancomunidad de esta comarca, se reunieron en Talavera para respaldar una iniciativa particular y promover un acto reivindicativo para que la Junta de Comunidades mejore las carreteras que atraviesan la sierra y les unen con el Valle del Tiétar.

El acto consistirá en una fiesta que tendrá lugar el día 17 en El Real de San Vicente, en la que se celebrará una queimada y se recogerán adhesiones para reclamar al Gobierno regional inversiones que modernicen las abandonadas carreteras que están lastrando el desarrollo económico de esta comarca considerada como zona deprimida.

En la reunión estuvieron presentes los alcaldes de El Real, Navamorcuende, Almendral de la Cañada, Segurilla y Sotillo de las Palomas, además del mecionado de la Iglesuela, todos ellos del Partido Popular. No es la primera vez que se realiza esta reivindicación. En ocasiones anteriores se han realizado incluso manifestaciones que no han contado con el apoyo de la representación oficial de localidades gobernadas por ediles socialistas. En ningún caso esas reivindicaciones han obtenido resultados notables.

Recientemente, este diario informaba de la iniciativa promovida por Javier Checa para acabar con el aislamiento de la Sierra de San Vicente, situada a pocos kilómetros de Talavera. Si bien la Junta realizado años atrás mejoras en los tramos de carretera que unen por el sur estas localidades con la Ciudad de la Cerámica, en el costado norte, que lleva hasta el Valle del Tiétar, las vías siguen en la misma situación en que fueron pavimentadas hace más de cuarenta años.

Pérdidas comerciales

Esta mala conservación y que no se hayan mejorado los trazados no sólo ha perjudicado a la sierra, sino al propio Talavera, cuyo comercio ha perdido a buena parte de la clientela que procedía de las localidades abulenses del mencionado valle, que ahora prefieren abastecerse en las zonas comerciales de la entrada oeste de Madrid, más próximas por contar con mejores vías de comunicación. También suponen un obstáculo para el acceso del potencial turismo que pudiera estar interesado en esta zona de indudable riqueza natural y patrimonial.

Pese a ser una comarca deprimida económicamente, la Sierra de San Vicente no ha recibido especiales inversiones en obras públicas en los últimos años, fomentando con ello el despoblamiento. Tan sólo cabe mencionar su inclusión en los programar Leader que comparte con el propio Talavera y la comarca de La Jara, con desigual resultado.

La situación es insostenible para los habitantes de la sierra. El propio Javier Checa describía la situación de las carreteras en el lado norte. Tanto la que lleva desde Navamorcuende a La Iglesuela y Casavieja en Ávila, como la del Real de San Vicente a Sotillo de la Adrada en la vecina comunidad castellano-leonesa, se encuentran prácticamente ocupadas por la vegetación, con problemas de visibilidad, estrechez de la calzada para los nuevos vehículos, y en muchos casos sin señalización visible. Contrasta esta situación con la que el conductor se encuentra cuando entra en la provincia de Ávila, donde el firme es más ancho y mejor conservado.

También relata casos anecdóticos que denotan el abandono y falta de conservación, como el caso de Luis Fernández, que por propia iniciativa limpió la vegetación en un puente de la carretera que lleva a Almendral de la Cañada, ante la ausencia de mantenimiento de la vía por parte de los servicios de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El acto del próximo día 17 pretende ser el inicio de una campaña permanente de reivindicación de inversiones en las infraestructuras esenciales de la sierra que den posibilidades de entrada y salida de bienes que mejoren la precaria situación económica de la comarca.