El alcalde de Yeles pide a la CHT que elimine los vertidos en el arroyo Guatén

ABC
Actualizado:

TOLEDO. El alcalde de Yeles, el «popular» Victoriano de Pinto, ha solicitado en varias ocasiones, a lo largo de los últimos meses a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) que elimine los vertidos que generan olores en el arroyo de Guatén a su paso por este municipio toledano.

En declaraciones a Efe, el regidor municipal denunció que la CHT no quiere acometer la limpieza del arroyo aduciendo problemas presupuestarios e, incluso, a través de un escrito sugiere que sea el Consistorio quien limpie y cargue los gastos a los vecinos residentes en las inmediaciones del arroyo. En cuanto a los problemas de los olores, De Pinto señaló que «lo único que nos contesta la CHT es que próximamente entrará en servicio en Torrejón de Velasco (Madrid) una depuradora por la que pasarán las aguas de los municipios madrileños de Humanes, Casarrubuelos, Griñón, Cubas, Fuensabrada, Parla, Torrejón de la Calzada y Torrejón de Velasco, que ahora son vertidas sin depurar al arroyo de Guatén». Las peticiones del alcalde de Yeles han estado respaldadas por las cartas que los escolares del colegio público «San Antón» han remitido al presidente de la CHT, José Antonio Llanos, por considerarse como uno de los colectivos más afectados por los olores que provocan las aguas residuales que lleva el citado arroyo.

En uno de los escritos dirigidos por el alcalde a José Antonio Llanos, éste le recuerda que Yeles «comienza a ser conocido por ser el pueblo que huele a mierda» y sus vecinos comienzan a tener la percepción de vivier «en un basurero con olores nauseabundos».

En la actualidad, el municipio de Yeles, a pocos kilómetros de Illescas, que es la población mayor de La Sagra, cuenta con 2.500 vecinos, gran parte de ellos con viviendas próximas al arroyo de Guatén que atraviesa el casco urbano y que en ocasiones, con motivo de crecidas, se ha desbordado anegando gran parte de los hogares en el propio centro de la localidad.

A este arroyo, que nace en las proximidades del municipio madrileño de Humanes, vierten sus aguas residuales media docena de localidades, así como polígonos industriales del sur y sureste de Madrid.