El agua de Recas no se puede beber por valores anormales de arsénico

Actualizado:

ABC

TOLEDO. El agua de Recas no se puede beber desde el 18 de noviembre debido a los valores «anormales» de arsénico que arrojó el análisis realizado casi un mes antes, el 20 de octubre, informó ayer Efe.

La empresa Aqualia, encargada de la gestión del agua, informó al Ayuntamiento en la tarde del martes día 17 por un correo del resultado del análisis, pero nadie vio ese mensaje hasta el día siguiente, según reconoce el Consistorio en un comunicado colgado en la web y repartido en los buzones de los vecinos.

En ese mensaje, el Ayuntamiento prohíbe beber y cocinar con agua del grifo y anuncia que suministrará agua embotellada a los colegios, el instituto, la residencia de ancianos, la guardería y la ludoteca y que, si fuera necesario, adoptaría otras medidas.

Cisterna para abastecer

Desde el sábado, el Consistorio ha dispuesto una cisterna en la nave de usos múltiples para que quien quiera abastecerse de agua lo haga entre las nueve de la mañana y las nueve de la noche.

El PSOE, en la oposición, se quejó ayer de que el buzoneo de los avisos se realizó con dos días de tardanza, retraso al que hay que sumar el provocado porque cuando la empresa envió el correo electrónico no había ningún edil pendiente del correo electrónico. Los socialistas han pedido responsabilidades «por la mala gestión y la lentitud en informar sobre el problema del agua».

El Consistorio, en la nota buzoneada, aseguró que ya se han tomado nuevas muestras para comprobar si los niveles de arsénico eran altos por una situación puntual, por lo que la prohibición estará vigente hasta que no se conozcan esos nuevos resultados.