Un acuerdo de «enorme carga simbólica»

El acuerdo de ayer tenía una «enorme carga simbólica», como reconoció el propio Marañón, quien trasladó al alcalde su satisfacción por el alto grado de colaboración y corresponsabilidad que mantiene

Actualizado:

El acuerdo de ayer tenía una «enorme carga simbólica», como reconoció el propio Marañón, quien trasladó al alcalde su satisfacción por el alto grado de colaboración y corresponsabilidad que mantiene «actualmente» la Fundación con el Ayuntamiento. De hecho, confesó que le hacía enorme ilusión recibir, con cinco años de retraso, su título de Hijo Adoptivo de Toledo, «en este momento y de la mano de este alcalde».