El embalse de Picadas ha mejorado el suministro de agua en La Sagra.ABC

Las actuales reservas garantizan, por el momento, el abastecimiento de agua para este verano

Las previsiones actuales en abastecimiento de agua apuntan, por el momento, a unas reservas suficientes para encarar el verano en las mejores condiciones posibles. Así lo manifiesta el director general del Agua, Daniel Ballesteros, quien afirma que desde que se inició la época estival «no ha habido alarmas significativas en ninguna de las zonas de la provincia».

B. Y./M. L./G.A.M.
Actualizado:

TOLEDO. Por el momento, las reservas de agua en los embalses de la provincia serán suficientes para afrontar el verano con garantías, lo que no significa, sin embargo, que en algunas zonas y en momentos puntuales surjan problemas, si bien éstos se preven de escasa consideración. En este diagnóstico coinciden prácticamente todos los presidentes de las mancomunidades, quienes, no obstante, advierten de la necesidad de acometer una serie de obras, algunas ya proyectadas, para mejorar el suministro de agua a sus respectivas localidades.

Una de las comarcas que ha sufrido con mayor intensidad los estragos de la falta de agua en los últimos años es La Sagra. El presidente de la Mancomunidad de la Sagra Alta, Alejandro Pompa, aseguró a ABC que gracias a la llegada del agua de Picadas y a las obras de emergencia que se han realizado en el sistema de distribución «estamos pasando el mejor verano en muchos años», a pesar de que la población ha crecido en un diez por ciento. No obstante, admitió que existen deficiencias que se deberán corregir con los proyectos aún pendientes y que se incluyen en un plan director elaborado por la Dirección General del Agua, del que ya se ha ejecutado un cincuenta por ciento.En cualquier caso, el abastecimiento de agua en esta comarca ha mejorado sustancialmente y, de hecho, hay que recordar que el pasado año, por estas fechas, fue necesario enviar camiones cisternas a Seseña, a la que, por hallarse en la última posición de la red, no llegaban los recursos hídricos requeridos para garantizar el suministro a toda la población.

En la Sagra Baja, la situación es algo más deficitaria. El presidente de la Mancomunidad, Alberto Villaseca, indicó que actualmente las reservas del depósito que abastece a Añover y Alameda se encuentran a la mitad de su capacidad, lo que podría conllevar ciertas restricciones en los próximos días, si no se consigue recuperar el agua consumido. Para subsanar este problema, Villaseca anunció que solicitará a Obras Públicas el desdoblamiento de la tubería que distribuye el agua desde el depósito de Cabañas a Magán, a la vez que pedirá que se informatice todo el sistema de suministro, a fin de que se puedan detectar las averías.

Potabilizadora en marcha

La Mancomunidad del Río Algodor, de la que dependen 147.280 habitantes, encara el verano con suficientes reservas. Su presidente, Juan Jesús Vizcaíno, manifestó que no se han producido deficiencias de envergadura, pues señaló que «la peor época ya ha pasado». El único incidente ocurrido hace unas semanas se registró en La Guardia, si bien se pudo corregir sin dificultad. La entidad, no obstante, tiene en proyecto una potabilizadora, que se está construyendo en Noblejas y que estará en funcionamiento el próximo verano.

Los municipios englobados en la Mancomunidad de la Cabeza del Torcón no tendrán problemas este año, ya que, según su presidente Tomás Largo, el pantano ha mantenido sus reservas en los últimos meses.

Desde hace años, La Sierra de San Vicente viene soportando graves irregularidades en el abastecimiento de agua. Y este año las cosas no cambiarán, según dijo a este diario el presidente de la mancomunidad, Gregorio Buitrago, quien apunta que los municipios que en mayor medida sufren las carencias en el suministro son La Iglesuela, Castillo de Bayuela y Sartajada, que llevan solicitando una presa desde hace tiempo, ya que los cuatro pozos de los que se surten son insuficientes. En el caso de La Iglesuela, el Ayuntamiento se ve obligado a cortar el agua durante algunas horas de la noche para evitar el consumo innecesario.

En lo que afecta a otras localidades de esta zona, que en el pasado solían tener problemas de suministro durante los veranos, la constitución de la Mancomunidad de Aguas del Piélago, que conllevó la construcción de una presa en este paraje, terminó con esas carencias. Aunque este diario no pudo ponerse en contacto con ninguna fuente autorizada de la mancomunidad, es previsible que las poblaciones dependientes de ella no sufran ningún problema ante una eventual sequía en los próximos meses, al contar con la infraestructura de una presa próxima al nacimiento del río Guadyerbas, cauce que abastece otras presas, como la existente en las proximidades de Buenaventura y Sotillo de las Palomas.

Un río con suficiente caudal

La Mancomunidad de Aguas de la Campana de Oropesa atiende las necesidades de una población de 10.733 habitantes, aunque en verano puede llegar a duplicarse. Según fuentes de esta mancomunidad, se suministran diariamente unos 3.600 metros cúbicos, que en época estival, por el mayor consumo y ese crecimiento de población puede alcanzar los 7.000.

Las mismas fuentes afirmaron que tampoco se tiene temor a una eventual falta de suministro, puesto que se toma el agua de una presa construida recientemente en el río Tiétar a la altura del término municipal de Navalcán. El Tiétar es un río con un caudal prácticamente constante que le suministra la vertiente sur de la sierra de Gredos. En su cauce sólo existe el embalse de Rosarito, por debajo de los pueblos de la mancomunidad.