Absuelto por falta de pruebas tras llevar dos años en la cárcel

ABC
Actualizado:

TOLEDO. La Audiencia de Toledo ha ordenado la «inmediata» puesta en libertad del joven toledano Ricardo R-E.G., de 23 años, que ha sido absuelto del delito de tráfico de drogas del que estaba acusado y que lleva en la cárcel casi dos años, desde agosto de 2000. El tribunal de la sección segunda de la Audiencia basa su resolución en que no se ha podido acreditar que el kilo de cocaína intervenido por la Policía Nacional fuera suyo o que la droga se destinara a la venta a terceros.

En la sentencia, el tribunal presidido por Juan Manuel de la Cruz ordena también que se devuelva al acusado, nacido en Toledo capital y vecino de Val de Santo Domingo, el coche y la motocicleta que le fueron intervenidas, así como el casi medio millón de pesetas que le incautó la Policía.

La sala ha decidido absolver al acusado al aplicar el principio de «indubio pro reo», es decir, en caso de duda a favor del reo, por no tener «la certeza mínima necesaria para acreditar la autoría del acusado en el tráfico de drogas».

El tribunal basa su decisión en «la forma en que se lleva a cabo el registro para la aprehensión de la droga, la invalidez de su ratificación y el gran número de contradicciones y de transgresiones procesales y de situaciones insuficientemente explicadas». Todo ello, añade la sala, «hacen que la prueba practicada en el plenario carezca de la bastante validez para lograr la convicción de la sala en orden a acreditar la autoría del hecho». El abogado defensor va a estudiar ahora la posibilidad de reclamar al Estado una indemnización por el tiempo que ha estdo privado de libertad, aunque precisó que no todos los casos son susceptibles de compensación económica.

Los hechos probados sucedieron la noche del 13 de agosto de 2000, fecha de la detención del joven, tras las investigaciones efectuadas por la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Toledo, que se incautó de 1.303 gramos de cocaína con una riqueza media del 73 por ciento, con la que se hubieran podido obtener 6.100 dosis y con un valor en el mercado negro de 126.279,45 euros.

Tras la detención del joven en la localidad de Fuensalida, se decidió la entrada y registro de dos viviendas, una en esta localidad y otra en la de Val de Santo Domingo. De las 475.000 pesetas incautadas, 300.000 pesetas estaban ocultas en una bolsa de plástico bajo el asiento de una motocicleta de su propiedad.