La alcaldesa muestra la factura de la obra de su vivienda - ABC

Romero presenta facturas para desmentir a Global Sport

La alcaldesa de Ciudad Real exige al PSOE una rectificación de sus acusaciones

CIUDAD REAL Actualizado:

Con factura en la mano y en conferencia de prensa convocada con carácter de urgencia, se presentaba la alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero, para desmentir la acusación que el empresario Jesús Manuel Rosado ha dirigido a la primer edil y otros miembros de la corporación municipal. Se trata de una factura correspondiente a la construcción de una zona infantil en su casa el pasado verano por parte de la empresa Jardiman de Ciudad Real y no de Global Sport, empresa de Rosado.

Rosa Romero demostró con esta documentación que no tiene 100 metros cuadrados como se aseguró, que la obra no la ha pagado el Patronato Municipal de Deportes y que no la ha hecho la empresa Global Sport. Esta zona infantil, de 32,5 metros cuadrados construidos en su casa, la ha realizado la empresa local Viveros Jardiman, el pasado 26 de julio de 2010, y en ella se han instalado columpios y un tobogán comprados en la Juguetería La Mezquita, de Ciudad Real, con un coste total de 1.365 euros, de los que también presentó los tickets de compra.

Precisamente ésta es una de las obras que Jesús Manuel Rosado denunció que había hecho en casa de la alcaldesa. Romero exigió al PSOE una rectificación de sus acusaciones y anunció acciones legales contra el periodista y el diario El País que ha publicado la denuncia contra ella.

Rosa Romero admitió que ha sido «muy duro» leer las noticias que se han publicado sobre este asunto y se mostró convencida de que se trata de una «campaña orquestada» por el PSOE con el objetivo de sacar una ventaja electoral en las elecciones municipales de mayo.

«Están poniendo en tela de juicio la honorabilidad de mi persona y mi familia —dijo la alcaldesa— y lo último que me importa es el rédito electoral, sino el daño que a mí, a mi marido, a mis hijos y a mi familia, se les quiere hacer».

Rosa Romero lamentó estar en una indefensión total al no tener en su poder la denuncia cuando dio la rueda de prensa, que dijo, curiosamente sí han tenido desde el primer momento algunos medios de comunicación y que el Ayuntamiento ha recibido a última hora de la mañana y con posterioridad a su comparecencia. Por ello, y porque según manifestó, «me veo sometida al juicio popular y a la pena del telediario, no voy a estar un segundo más callada».

«Me preocupa —continuó— ver que el PSOE está al lado de un empresario que ha puesto en tela de juicio y en la picota a Ciudad Real, de un empresario que está acusando a funcionarios de esta casa y a todas sus familias, de quien ha falsificado firmas y por tanto es un estafador a la ciudad, motivo por el cual este Ayuntamiento lo denunció el pasado mes de marzo». La edil confirmó que Rosado tiene más denuncias de entidades financieras.

«Mero espectador»

Por su parte, el PSOE mostró su sorpresa y preocupación por la actitud que ha adoptado el PP en todo este asunto. La secretaria de Organización del Partido Socialista, Blanca Fernández, aseguró que su formación política no tiene nada que ver con la denuncia interpuesta por el empresario contra el Ayuntamiento. Fernández, dijo que el PSOE es «un mero espectador». En cuanto a la factura presentada por la alcaldesa de Ciudad Real, Blanca Fernández, afirmó que «no termina de encajar con la versión del empresario» ya que éste no acabó el parque infantil.

A juicio de la secretaria de Organización del Partido Socialista de Ciudad Real, debe ser «la jueza que lleva el caso» la que aclare quien dice la verdad, y quiso dejar claro que se trata de la denuncia de un «empresario particular», empresario a que ni ella, ni los responsables del PSOE provincial o regional conocen en persona.