El coordinador regional de Política Económica del PP, Francisco Cañizares, criticó ayer el retraso del proyecto de la autovía

La «cuarta alternativa» de la Autovía Ciudad Real-Toledo «supone su desaparición»

El PP dice que tras 7 años de retraso acumulado «parece que este proyecto se quiere parar de una forma u otra»

CIUDAD REAL Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El coordinador regional de Política Económica del PP, Francisco Cañizares, alertó ayer en Ciudad Real de que la «cuarta alternativa» para el proyecto de la Autovía Ciudad Real-Toledo supone su desaparición.

Estas declaraciones se realizan en referencia de la propuesta ecologista que queda ahora en exposición pública durante 30 días ya que, la Consejería de Ordenación del Territorio y Vivienda, a través de la Dirección General de Carreteras, publicó el pasado lunes el documento complementario al estudio informativo de la conexión en alta capacidad de Toledo y Ciudad Real por la Autovía de los Viñedos recogida oficialmente como «alternativa 4».

Cañizares explicó que esta opción supone ir a la capital regional por la Nacional 4, conectando con la Autovía de Los Viñedos y la A-43 con Puerto Lápice. «Ni un solo metro —de Ciudad Real a Toledo— se va a llamar A-41, ni nada que se le parezca», apostilló.

Por la de los Viñedos

Hay que recordar que según alegan los defensores de la «cuarta alternativa» esta propone el aprovechamiento de la Autovía de los Viñedos CM-42 para ir a Ciudad Real cuyo inicio sería el punto kilométrico 53 de dicha autovía, poco antes de llegar al municipio de Consuegra y hasta Madridejos. Desde ahí, se puede seguir por la Autovía de Andalucía A-4 hasta Puerto Lápice (Ciudad Real). Y aquí, se usaría la futura autovía Transmanchega para ir a Daimiel y, por la A-43, a Ciudad Real. Este trazado es de 15 kilómetros más para el trayecto, pero los ecologistas lo presentan como ventaja «ya que el mayor uso de autovías existentes trae el consiguiente ahorro económico».

El coordinador regional recuerda que «una conexión, la de Daimiel-Puerto Lápice es un antiguo compromiso de Barreda —que anunció en julio de 2008 en Alcázar de San Juan— conocido como La Transmanchega y que también está parado».

Lo que sí supone la «cuarta alternativa», lamentó Cañizares, es un «nuevo retraso, una nueva zancadilla a un proyecto absolutamente vital para el desarrollo de Castilla-La Mancha, la provincia de Ciudad Real y la capital, porque este nuevo estudio informativo complementario es un volver a empezar».

El político ciudadrealeño, quien lamentó ya el retraso acumulado de siete años en esta infraestructura, denunció que «no se puede hacer algo peor cuando sólo depende tí —de la Junta de Comunidades—, excepto ahora, con la «cuarta opción», donde también intervendría Fomento. «Parece que este proyecto se quiere parar de una forma o de otra, que no salga adelante», sentenció.

«Al Gobierno de Barreda es difícil seguirle la pista, saber dónde va a parar», aseguró el dirigente político, quien cree que no tiene ningún sentido esta cuarta alternativa, sobre todo, cuando el propio Gobierno regional —Consejería de Ordenación del Territorio— dice que la opción que ellos barajan es la 1. Entiende, por tanto, que será Medio Ambiente quien haya elegido la cuarta.