PLAN DE AJUSTES

El PP rechaza todas las enmiendas presentada por los socialistas

TOLEDO Actualizado:

El PP rechazó ayer, en la Comisión de Asuntos Generales de las Cortes regionales, todas las enmiendas del PSOE al proyecto de ley de medidas complementarias para la aplicación del plan de garantías de los servicios sociales básicos, que pasará a verse en el pleno.

Las 55 enmiendas del grupo parlamentario socialista recibieron el voto en contra de los diputados populares, mientras que fueron aprobadas y se incorporan al dictamen las trece que presentó el grupo del PP, entre ellas, la supresión del Servicio Público de Empleo de Castilla-La Mancha (Sepecam).

El portavoz del grupo parlamentario popular, Francisco Cañizares, dijo que es imprescindible cuadrar las cuentas públicas y por eso no se aceptan las propuestas de los socialistas, entre otras, mantener el sueldo y la jornada laboral de los empleados públicos en lugar de bajarles un 3 % el sueldo y subirles la jornada hasta las 37,5 horas semanales como plantea el proyecto de ley.

El portavoz del grupo parlamentario socialista, José Luis Martínez Guijarro, consideró que los trabajadores públicos ya han hecho suficiente esfuerzo y no hay que pedirles más, a lo que Cañizares le respondió que parece olvidar que en esta región las cuentas no cuadran y hay que enderezarlas, por eso se pide un esfuerzo.

A lo largo de las tres horas de Comisión, desde el PSOE se criticó que lo que busca el PP es un cambio de modelo con el que van a desmantelar el estado del bienestar y los servicios públicos, mientras que el popular Francisco Cañizares defendió la necesidad de las medidas por el déficit «desbocado» y la deuda que dejó el anterior gobierno socialista.

Tras recordar la bajada de sueldo a los funcionarios que se hizo con el Gobierno de Rodríguez Zapatero, el portavoz del PP señaló que fue ese Ejecutivo el que encargó a Castilla-La Mancha un plan de ajuste que los socialistas castellano-manchegos no cumplieron y que por eso ahora tiene que hacerlo el Gobierno del PP.

Cañizares criticó a los socialistas que no propongan ninguna alternativa y se limiten a decir que el plan no les gusta, de ahí que «difícilmente» se puedan admitir las enmiendas.