VILLARRUBIA DE LOS OJOS

Piden 12 años a un funcionario del Ayuntamiento por adueñarse de 145.000 euros

CIUDAD REAL Actualizado:

La Sección Segunda de la Audiencia de Ciudad Real tiene previsto juzgar los próximos miércoles y jueves al extesorero municipal de Villarrubia de los Ojos, acusado de apropiarse de 145.000 euros del Ayuntamiento y para el que el fiscal pide en total 12 años de cárcel.

Según el escrito del Ministerio Público, el funcionario de administración general, que ejercía de tesorero municipal, identificado por las iniciales F.P.P., está acusado de los delitos de falsedad en documento público y de malversación de caudales públicos.

Los hechos se remontan al 1 de agosto de 2002, fecha en la que logró que, sin saberlo, el alcalde de la localidad en ese momento le firmara un documento que le permitía abrir una cuenta bancaria bajo la denominación «Tesorería Municipal. Cuentas de Conciliación», de la que él era el único responsable. En ese mismo día, ingresó 45.000 euros de la cuenta municipal, incorporando a la misma diversas cantidades hasta marzo del año siguiente, 2003.

Por otro lado, a este hombre, entre los años 2001 y 2002, se le acusa de haberse quedado con el dinero de multas, tasas como vados y las del agua y la basura, que se pagaban en metálico por ventanilla. El acusado ya fue condenado por el Tribunal de Cuentas, que le obligó a devolver al Ayuntamiento de Villarrubia de los Ojos la cantidad total de 145.000 euros de la que se había apropiado en beneficio propio.

Estafa inmobiliaria

Por otro lado, la Sección Segunda de la Audiencia de Ciudad Real tiene previsto juzgar el martes a un hombre acusado de una estafa inmobiliaria por una parcela inexistente en República Dominicana y para el que el fiscal pide 4 años de cárcel. El acusado, identificado por las iniciales C.B.L., que regentaba en la capital una franquicia de la inmobiliaria MC, convenció a A.M.S. para que comprara una parcela que estaba en República Dominicana, cuya venta posterior generaría grandes beneficios. A.M.S., al que el acusado dijo para terminar de convencerle que había sido nombrado director general de la inmobiliaria, le acabó entregando 100.000 euros, sin que luego se supiera nada más de la parcela.