Narbona apuesta por la conservación del humedal manchego para salir de la crisis

La ex-ministra de Medio Ambiente hace un llamamiento a los gobiernos para evitar que la Unesco elimine la nominación de «Biosfera»

CIUDAD REAL Actualizado:

En el marco de la inauguración de las Jornadas Ibéricas sobre la «Reserva de la Biosfera» celebradas ayer en Almagro, la embajadora de España ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y exministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, resaltó la necesidad de poner en valor el medio ambiente como una herramienta contra el desempleo, haciendo un llamamiento al próximo gobierno del Partido Popular para que no haga «recortes» en esta materia.

A la inauguración de las jornadas acudieron, además, el director del Consorcio de Alto Guadiana, Enrique Calleja Hurtado, y el director de la Fundación Global Nature, Eduardo de Miguel Beascoechea. Ambos presentaron el proyecto de Global Nature, cuyo objetivo es la conservación de los humedales manchegos en Toledo, Ciudad Real y Cuenca.

Según Calleja, Global Nature destinará algo más de dos millones de euros con el objetivo de «preservar, recuperar la flora y la fauna y controlar la calidad y cantidad de las aguas, y terminar con los problemas de contaminación de aguas residuales y mal depuradas».

Un proyecto que permitirá crear puestos de empleo manteniendo el escosistema. De esta manera, según Narbona, se puede «salir de la crisis» si el próximo Gobierno invierte en investigación, medio rural, y en tratamiento de aguas, porque «la burbuja que ha estallado no nos va a sacar de la crisis, sino un uso responsable de la biosfera optimizando los recursos», matizó.

Sin saber quién será en el próximo gobierno el que ocupe la cartera que ella coordinó con Rodríguez Zapatero, Cristina Narbona espera que «quien tenga esa responsabilidad sea consciente de la importancia de no interrumpir un proceso que ya está en marcha, que goza del apoyo de la UE y del reconocimiento de la Unesco», reconoció. Para la exministra, «hay muchas formas de reducir gasto público, pero en realidad hay gastos que son una inversión en el futuro», subrayó en referencia al proyecto de Global Nature.

La también embajadora de España en la OCDE recordó que la recuperación y restauración de la Mancha Húmeda crea una dinámica que será positiva en términos de ingresos públicos al Estado por la generación de una actividad económica ligada a la investigación, recuperación y mantenimiento del humedal manchego.

Por ello, pidió ayer apoyo al Gobierno de España y al de Castilla La Mancha, e hizo un llamamiento a la confinanciación del proyecto, al igual que a la UE, porque según su punto de vista la política agraria debe destinar una parte importante de sus recursos a agricultura y ganadería que permita la conservación y la restauración de los ecosistemas.

Desde ayer y hasta hoy se han abordado experiencias de gestión, aspectos culturales y valores de las reservas de la Biosfera en la Península Ibérica.

La Mancha húmeda

Después del anuncio de la posible pérdida de la descatalogación como biosfera por parte de la Unesco, Enrique Calleja, el director de Consorcio del Alto Guadiana, subrayó el importante espaldarazo que supone el proyecto de Global Nature para evitar la eliminación de la nominación como Biosfera. «No me planteo su eliminación, y trabajaremos para que la mancha húmeda vuelva a ser lo que era».

La hoja de ruta para evitarlo está unida al Plan Especial del Alto Guadiana, comentó Calleja, mientras que Narbona vaticinó que «si no hay una señal clara de los gobiernos, Unesco retiraría el apoyo, porque entiende que no hay interés suficiente» en la conservación, opinó.

Según Eduardo de Miguel Bascoechea, las aves esteparias que se pueden encontrar en el humedal manchego «son las más importantes en Europa», y otros países con menos recursos le sacan mayor rentabilidad económica porque le dan más valor a nivel empresarial.