Inaugurada la guardería «Ana María Matute», con 111 plazas

La escuela, financiada por Gobierno Regional y Ayuntamiento ha costado 1.600.000 euros

TOLEDO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La guardería «Ana María Matute», ubicada en el barrio de Santa María de Banquerencia de Toledo, fue inaugurada ayer por el consejero de Educación, Cultura y Deportes de la Junta, Marcial Marín, junto al regidor de la ciudad, Emiliano García-Page. El centro de educación infantil dispondrá de 111 plazas y dará empleo a quince personas.

La escuela, situada en la calle Río Bullaque, ha tenido un coste de 1.600.000 euros, presupuesto financiado en un 80 por ciento por la Administración regional, además de aportar el suelo. Por su parte, el Ayuntamiento ha aportado un 20 por ciento del coste total y ha asumido la gestión, que cederá a una empresa privada.

García-Page aseguró que, con esta fórmula, se «compatibilizan todos los intereses» y es «un modelo de éxito», porque se suman los esfuerzos de la administración local y regional en la construcción, diseño y gestión, «y porque entre todos podemos hacerlos más viables y rentables».

Además, el alcalde de Toledo destacó que la apertura de la guardería generará quince puestos de trabajo. Page subrayó la ubicación del centro educativo por estar situado en un barrio «con gente joven, de nivel adquisitivo medio». Valoró también de forma muy positiva la apuesta por incorporar la educación de los cero a los tres años al sistema docente en la ciudad.

El regidor destacó el modelo de gestión implantado en el centro educativo por una empresa privada. «Queremos impulsar un modelo innovador con gran fuerza pública, complementado con la demanda privada», subrayó Page.

Conciliación familiar

El consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín, reconoció estar orgulloso al «venir a inaugurar instalaciones de este tipo», porque se confirma la prioridad del Gobierno regional, que ha centrado en el empleo, la educación y la conciliación de la vida laboral y familiar.

Además, Marín coincidió con García-Page en lo positivo que es el «trabajo para un fin común» entre distintas administraciones, y valoró la ayuda que supone el horario (de 7,30 a 20,00 horas) en la conciliación de la vida laboral y privada, y el precio «asumible» para los padres por la ayuda regional. «Como dice Ana María Matute, que da nombre a la escuela, el mundo de la infancia no es una etapa de la vida y sí un mundo completo y autónomo», explicó Marín.

El consejero se mostró satisfecho por el éxito en la demanda de plazas del centro escolar, «las 111 plazas están cubiertas, e incluso hay lista de espera». Por último, Marín destacó la apuesta de la Conserjería por aumentar el bilingüismo progresivamente dentro de los centros educativos de la región.