DETENIDO POR SUPUESTO USO DE CEBOS ENVENENADOS

La Federación de Caza se persona como acusación para esclarecer la muerte de perros

CIUDAD REAL Actualizado:

El presunto uso de cebos envenenados en una finca de Ciudad Real ha llevado a la la Federación Española de Caza al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Almagro en calidad de acusación particular

Según fuentes de la investigción. el caso de envenenamiento se desató a raíz de la denuncia realizada por los arrendatarios del coto «Peña Heredada», situado en Huertezuelas, una pedanía del término municipal de Calzada de Calatrava. Cada vez que iban a practicar la caza con sus perros, se daban cuenta que enfermaban y posteriormente morían tras haber ingerido carne esparcida por el coto, presuntamente envenenada, y que pudo provocar la muerte paulatina de las mascotas de los cazadores. La Guardia Civil se hizo cargo de la investigación, que apunta como posible culpable a uno de los hermanos de la familia propietaria del coto.

Los indicios concluyeron con la detención, como principal imputado, de esta persona que responde a las inciales P.B.C.

En el registro al domicilio del detenidose encontraron sustancias altamente tóxicas y en un cobertizo de su propiedad, situado en dicho coto, carne envenenada lista para ser usada de nuevo y provocar la muerte de los animales, explicaron fuentes de la Federación Española de Caza.

No es esta la única prueba que inculpa al acusado; las rodadas de su vehículo fueron encontradas en el lugar donde los perros habían ingerido dicha carne.

A esta persona se le imputa un supuesto delito relativo a la protección de la fauna, la flora y los animales domésticos por el uso de cebos envenenados.

La Federación Española de Caza, como representante de todos los cazadores y defensora de la caza y la conservación, decidió personarse en este procedimiento a fin de que se la tenga por comparecida y forme parte en el procedimiento de referencia, aportando datos sobre las experiencias de los propios cazadores a los que representan, que han visto como sus perros se iban muriendo sin explicaciones aparentemente

«lógicas». En este sentido, la Federación de Caza señaló que ellos acudirán al juzgado y se personarán ante todos los delitos relativos al uso de venenos ya que se declaran absolutamente en contra de esta práctica por ser un daño a la flora y fauna donde desarrollan su actividad.