BROTE DE BOTULISMO

Cerca de 175 aves muertas en la laguna de Calderón, en Moral

CIUDAD REAL Actualizado:

La laguna de Calderón, en Moral de Calatrava, registra estos días un nuevo supuesto brote de botulismo aviar, que en la última semana ha afectado a casi doscientas aves de distintas especies que están presentes en este humedal. Ánades reales, fochas comunes, patos cuchara o gaviotas reidoras están siendo las aves más afectadas por este brote, que según opinaron ayer algunos vecinos de este municipio, «deja una imagen «dantesca» con aves muertas o moribundas que se pueden observar en los márgenes que rodean la lámina de agua de la laguna».

Según los vecinos, agentes forestales de la Consejería de Agricultura retiraron la semana pasada 175 aves en un día, para ser trasladadas después al centro «El Chaparrilo», donde muchas de ellas han podido ser tratadas y recuperadas para ser devueltas al medio natural.

La principal causa el brote de botulismo está provocada por el consumo de las larvas de moscas que acumulan la toxina que provoca la enfermedad. Los vecinos piden públicamente que se actúe con rapidez en la retirada de los cadáveres muertos y de las aves afectadas para evitar que estas puedan acabar muriendo.

Expertos en toxicología animal han explicado en otras ocasiones que el desencadenante para que aparezca el botulismo no es la presencia de la toxina en las lagunas, sino el hecho de que a partir de un animal muerto en descomposición, las aves ingieren las larvas de moscas que están alrededor del animal, ingiriendo al mismo tempo las toxinas que acumulan.

Lo que puede parece una infección es una intoxicación, pues las aves no se infectan por el contacto de unas con otras o por el agua, si no a través de la ingesa de las larvas que contienen la bacteria.

Los expertos coinciden en que la manera más eficaz de trabajar ante un brote de botulismo es la de retirar los ejemplares muertos para evitar la intoxicación y recoger a los que se encuentren enfermos para evitar su muerte.

La laguna de Calderón es la tercera laguna donde este año se ha detectado un brote de botulismo, anteriormente, también se había detectado en la laguna de Navaseca en Daimiel y en la laguna del Prado, en Pozuelo de Calatrava.