Castillejo, nuevo subdelegado de Defensa en la provincia

Sucede en el cargo al coronel Pedro Antonio Palomino, quien se retira de su vida militar

CIUDAD REAL Actualizado:

Ayer se reunieron en la Sudelegación del Gobierno en Ciudad Real personalidades, amigos y familiares para ser testigos de la toma de posesión del coronel Francisco Javier Jiménez Castillejo como subdelegado de Defensa en Ciudad Real.

Natural de Cuenca pero «de adopción ciudadrealeña, porque he pasado la mayor parte de mi vida aquí», Castillejo recibió de su predecesor, Pedro Antonio Palomino, el mando plasmado en un teléfono móvil, debido a los «tiempos modernos», explicó este último en su discurso de despedida.

Testigos de la toma de mando

fueron la alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero; el delegado de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en la provincia, Antonio Lucas Torres; el presidente de la Diputación de Ciudad Real, Nemesio de Lara, y los altos cargos de las Fuerzas Armadas en la provincia.

Fin a una carrera

Después de veinte años trabajando en Ciudad Real —donde estuvo al frente de la base militar de Almagro entre 1998 y 2005— y en Madrid, Castillejo vuelve a la provincia castellano-manchega para terminar su carrera profesional, según contó en su discurso. Castillejo prometió una «entrega personal y trabajo» para mejorar los servicios a los ciudadanos y «mantener y mejorar la buena imagen que las Fuerzas Armadas tienen en la sociedad».

El nuevo subdelegado de Defensa exhortó a los trabajadores de su departamento que se esfuercen «día a día» para «ofrecer mejores servicios a los ciudadanos y militares», además de comprometerse a «mejorar la carta de servicios y los procesos de trabajo» y «mejorar la comunicación y colaboración con otras administraciones».

Al mismo tiempo, tuvo buenas palabras para su predecesor en el cargo, de quien destacó su «gran profesionalidad, energía y entrega al trabajo».

«La milicia es una religión de los hombres honrados», dijo el coronel saliente, Pedro Antonio Palomino en su alocución de despedida, en la que agradeció la entrega de su equipo de trabajo, tanto civil como militar, y aseguró que había «disfrutado mucho», citando textos de Calderón de la Barca, entre otros.

Romero agradeció a Palomino su entrega a la provincia, haciéndole entrega de la carta puebla de la ciudad, «para que siempre recuerde su etapa en Ciudad Real y por haber sido uno más», matizó la alcaldesa.