Un profesor de la UCLM dice que limpiar los ríos agrava la situación de crecida

V. P. |
CIUDAD REALActualizado:

Máximo Florín, profesor titular de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Castilla-La Mancha, aseguró ayer que la «mal llamada limpieza de los cauces no sirve para combatir las inundaciones, sino, que, al contrario, las agravan».

Florín manifestó que las denuncias de determinados dirigentes políticos y alguna asociación de agricultores de que los daños ocasionados por las inundaciones son responsabilidad de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, no se ajustan a la realidad. Muy al contrario de lo afirmado, dijo, los cursos fluviales de la provincia de Ciudad Real, como casi todos los españoles, sufren periódicamente «limpiezas de cauces», término que «es un eufemismo que se adopta para no precisar que estas obras consisten en canalizaciones, rectificaciones y dragado de los cursos fluviales».

Florín afirmó que resulta «extremadamente difícil» encontrar algún tramo fluvial, por corto que sea, que no lo esté, exceptuando algunos que por su inaccesibilidad o sustrato rocoso imposibilitan este tipo de obras que, contrariamente a lo que se cree, lo que hacen es agravan las situaciones de inundaciones en época de lluvias porque impiden la amortiguación de crecidas propia de los sistemas fluviales. Así, los canales casi rectilíneos en que se convierte a los ríos que han sufrido estas limpiezas, lo que hacen es «aumentar la velocidad a la que circula el agua, aumentando también su potencial erosivo».

En este sentido, indicó que este tipo de actuaciones sobre cauces fluviales, lo que consiguen, en el mejor de los casos, «es trasladar el problema a algún tramo de río situado aguas abajo».