460 trabajadores para dar respuesta a situaciones de riesgo invernal

La Dirección General de Carreteras ha proveído 11.500 toneladas de sal que será extendida para evitar la presencia de hielo y nieve

CUENCA Actualizado:

La consejera de Fomento, Marta García de la Calzada, presentó ayer en Cuenca el primer Protocolo de Vialidad Invernal para dar respuesta a las situaciones de riesgo en las carreteras de la Junta de Comunidades ante fenómenos meteorológicos adversos, particularmente hielo y nieve, que se presenten durante la campaña invernal 2011-2012.

La titular de Fomento explicó que este documento, pionero en la comunidad, define cómo hay que actuar en caso de que se produzca una nevada, con el fin de responder con la mayor eficacia y rapidez, aunar esfuerzos y mejorar la coordinación entre administraciones, para optimizar los recursos disponibles —tanto humanos como materiales—, y poder mantener así unas condiciones óptimas de seguridad, y fluidez de circulación en las carreteras de Castilla-La Mancha.

Marta García de la Calzada presentó este protocolo durante su visita a las instalaciones del Centro de Conservación de Carreteras de Cuenca, donde presentó los principales puntos del Protocolo. «En la Junta de Castilla-la Mancha se considera como época de riesgo alto, el periodo comprendido entre el 1 de diciembre y el 31 de marzo, y como época de peligro medio, los meses de noviembre y abril. Durante todo este periodo se activa el dispositivo de vialidad invernal en todas las zonas de Conservación de la Junta» matizó la consejera.

La Dirección General de Carreteras ha proveído 11.500 toneladas de fudentes (sal) almacenadas en diversas naves distribuidas en todo el territorio regional y que serán extendidas en las carreteras para evitar la presencia de hielo o nieve que pudiera dificultar el tránsito de los vehículos. El dispositivo para la presente campaña está formado por 460 trabajadores de conservación en las brigadas, 64 máquinas quitanieves, y 12 camiones con extendendedora de sal, además de otro tipo de maquinaria.

La consejera comentó que para gestionar la red viaria de la Junta de Comunidades, la red de carreteras se divide en provincias y éstas a su vez en Zonas de Conservación, sumando un total de 17, siendo todas ellas gestionadas por personal propio de la Junta de Castilla-La Mancha. Desde los Centros de Conservación no solo se trabaja en la vialidad invernal, también se coordinan y se llevan a cabo todas las labores de conservación y mantenimiento de las carreteras competencia de la Junta. Marta García insistió en que «desde la Consejería de Fomento se trabaja para garantizar la seguridad vial de los conductores durante todo el año».

Sal por provincias

Por provincias, en Albacete, el acopio de sal puede realizarse en la capital y en los municipios de Almansa, Alcaraz, Elche de la Sierra, Riopar, Munera, Pétrola, Peñas de San Pedro y Yeste, según datos contenidos en el protocolo. En Ciudad Real, queda disponible en la capital y en Valdepeñas, Tomelloso, Almodóvar del Campo, Porzuña, Malagón, Villanueva de los Infantes, Villamanrique, Villanueva de los Ojos, Almagro, Herencia, Campo de Criptana y Horcajo de los Montes. En Cuenca capital también se ha previsto el acopio de sal y en Priego, Beteta, Huete, Motilla del Palancar, San Clemente y El Pedernoso.

El acopio de sal también se puede realizar en Guadalajara capital y en Pastrana, Molina de Aragón, Cogolludo, Gálvez del Sorbe, Sigüenza, Atienza, Jadraque, Cifuentes, Peralbeda, Siloeches, Villanueva de Alarcón y Milmarcos. Además de en Toledo capital se puede hacer acopio en las localidades de Los Yébenes, Seseña, Ocaña, Lillo, Quintanar de la Orden y Talavera de la Reina.

El documento contempla el trabajo coordinado entre la Dirección General de Carreteras, la Guardia Civil, la Dirección General de Tráfico, la Demarcación de Carreteras del Ministerio de Fomento y las diputaciones de las cinco provincias.

Niveles de alerta

Se ha establecido del 1 de diciembre de 2011 al 31 de marzo de 2012 como la época de mayor riesgo por hielo o nieve para los 8.700 kilómetros de carreteras de la región.

Además, la época de peligro medio se ha determinado desde noviembre a abril y durante estos seis meses se mantiene activado el dispositivo de vialidad invernal en todas las zonas de conservación de carreteras de la Junta de Comunidades.

De forma preventiva, en zonas de montaña con cotas superiores a los 1.200 metros, se ha establecido un periodo preventivo desde el 1 de octubre, en el que los medios han estado preparados. Los niveles de alerta por colores —amarillo, naranja y rojo— han quedado determinados según la información proveniente de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El nivel rojo advierte de riesgo meteorológico extremo, de intensidad excepcional y con riesgo para la población; el nivel naranja contempla riesgo importante con cierto peligro para actividades usuales, y en el nivel amarillo no existe riesgo para la población aunque sí para alguna actividad concreta.