Pérez León obvia el «revés» del Comité, y pide que se nombre a los derrotados
Imagen de archivo de Pérez León junto a José Blanco en un acto del PSOE - ABC

Pérez León obvia el «revés» del Comité, y pide que se nombre a los derrotados

La Dirección del partido maniobra para que se elija, pese a todo, a las listas de Esteban y Bellido

GUADALAJARA Actualizado:

La crisis abierta en el PSOE de Guadalajara puede deparar aún muchas sorpresas. Tras lo ocurrido el pasado domingo, cuando la Dirección provincial recibió un soberano revés cuando el Comité Provincial tumbó las listas electorales que había aprobado la Ejecutiva, ayer lunes fue jornada de «resaca» y «día después». La consigna entre la cúpula del aparato parece clara: Da igual lo ocurrido; da igual que el Comité Provincial tumbara la propuesta de Rafael Esteban como cabeza de lista al Congreso y Pablo Bellido como cabeza de lista al Senado. Da igual incluso que esa propuesta ya saliera de la Ejecutiva muy tocada (se aprobó inicialmente por sólo 15 votos a favor, 9 en contra y 3 abstenciones), y que el Comité luego la arrumbara con 90 votos contra 64 a favor.

Da igual, porque la Dirección del partido sigue considerando que ellos dos son los mejores candidatos, y por eso instarán al Comité Federal de Listas (órgano en el que ha quedado la resolución del conflicto) a que la apruebe, a pesar de todo. «Apostamos por la lista que aprobó la Ejecutiva, porque no puede ser de otra forma, porque no hay otra lista posible. Creemos que las listas de Esteban y Bellido son las que mejor representan la posición del PSOE provincial», afirmaba ayer Pérez León en declaraciones a ABC.

El empeño de la líder socialista en poner al frente de las listas a dos candidatos derrotados en el seno interno del partido es entendido como un «suicidio» por otros sectores socialistas: «Le pondríamos en bandeja la campaña al PP: ¡Cómo vamos a presentar de candidatos a quiénes nosotros mismos hemos rechazado!», destacaba un dirigente socialista a esta redacción.

No lo entiende así la Dirección socialista: «Eso no es así. Esteban y Bellido -alcaldes de Marchamalo y Azuqueca- son dos personas que han sido revalidadas por sus ciudadanos; y una de ellas en una ciudad de más de 30.000 habitantes. Eso no puede ser denostado por 90 votos de un Comité. A Rafa Esteban y a Pablo Bellido los han habilitado con nota los ciudadanos, y no podemos desaprobarlos nosotros», señalaba la secretaria provincial socialista.

La propia Pérez León medita ahora, eso sí, qué hacer con su liderazgo después de la desautorización sufrida. «No es lo mejor para acudir a unas elecciones», reconocía ayer. De momento, afirma que dirá algo al respecto de su continuidad después del 8 de octubre, cuando se espera que Ferraz «resuelva» el entuerto creado en Guadalajara, con esta crisis sin precedentes. Algunas voces internas señalan que no tiene otra salida que la dimisión. Otros consideran que ese no es un escenario deseable en vísperas electorales, y que Pérez León debe aguantar al frente del partido hasta el próximo Congreso Provincial, que se celebrará en la primavera o el verano de 2012.

A todo esto, desde el PP aprovechaban la situación para hurgar en la herida. Ana Guarinos, presidenta de la Diputación, decía ayer que la crisis socialista refleja el «caos que vive un partido que ha perdido todo el poder tras ser derrotado en la provincia, la capital y la región». «Esas tensiones internas reflejan la verdadera situación de un partido desunido y desmembrado. Es un problema de poder. Espero que estas luchas al menos no se trasladen a las instituciones que gobiernan», añadía.