Obras de Lope, Tirso y Juan de la Encina rememoran La Barraca

El festival de Teatro de Almagro recupera la figura de Federico García Lorca

ABC
CIUDAD REAL Actualizado:

El Festival de Teatro Clásico de Almagro acoge, una edición más, el proyecto «Las huellas de La Barraca», dirigido por César Oliva, y con el que se rememora la compañía de teatro universitario que dirigió Federico García Lorca y que llevó a los pueblos el teatro clásico español.

Organizado por Acción Cultural Española, llevará a Almagro tres espectáculos no profesionales a cargo de las compañías de teatro aficionado el Aula de Teatro de la Universidad de Murcia, el grupo de teatro La Calderona de la Universidad de Santiago de Chile y el Laboratorio Escénico Univalle de la Universidad del Valle (Colombia).

Pondrán en escena, respectivamente, «El caballero de Olmedo», «El joven burlador» y «La égloga de Plácida y Victoriano».

Otros montajes

El 20 de julio será la compañía La Calderona de la Universidad de Santiago de Chile, la que llegue a Almagro —a la ermita de San Juan— con «El joven burlador», una versión hispanoamericana de «El burlador de Sevilla», de Tirso de Molina.Este espectáculo, además, tiene una puesta en escena inspirada en las formas antiguas del teatro de la calle.

La Plaza Mayor de Almagro acogerá, el 24 de julio a las 20:30 horas, «La égloga de Plácida y Victoriano», de Juan de la Encina, a cargo del Laboratorio Escénico Univalle, de la Universidad del Valle de Colombia.

Además de estos espectáculos, el proyecto «Las huellas de La Barraca» consta de tres obras más que no se representarán en Almagro, pero sí en más de 150 localidades de trece comunidades autónomas, como Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid, Navarra, País Vasco y Valencia, durante los meses de julio y agosto.

La obra teatral «Las huellas de La Barraca» es una iniciativa que pretende emular y recordar el estreno en 1932 de la obra «La vida es sueño», de Calderón de la Barca, en el Claustro de San Bernardo de Madrid, a cargo de la compañía La Barraca, que dirigía Federico García Lorca.