Moral despidió conmocionado a la niña que murió en una atracción de feria

La pequeña de tres años fue enterrada en su localidad y el Ayuntamiento decretó tres días de luto

S.F-P
CIUDAD REAL Actualizado:

Más de setecientas personas arroparon y despidieron entre lágrimas, signos de dolor y consternación a la niña de tres años y medio que falleció este domingo al quedar atrapada en los rodillos de una atracción ferial en la localidad ciudadrealeña de Moral de Calatrava.

Familiares, amigos y vecinos de la localidad desbordaron la Iglesia de San Andrés Apóstol, donde se ofició el funeral, de modo que algunos de los asistentes tuvieron que esperar en la plaza aledaña.

Los padres de la niña, no que no pudieron reprimir el llanto protagonizaron en varias ocasiones escenas de dolor por la muerte de la que era su única hija, aunque la mujer se encuentra embarazada de seis meses.

El Ayuntamiento de Moral de Calatrava ha decretado, tres días de luto oficial por el fallecimiento de la pequeña, y las banderas ondearan a media asta en todos los edificios municipales. El alcalde de la localidad, José María Molina expresó su «condolencia y solidaridad» para con la familia de la menor en nombre de la corporación municipal y todos los vecinos de Moral de Calatrava.

Según el Ayuntamiento moraleño, el propietario de la atracción tiene todos los papeles en regla y que ha pasado la ITV correspondiente.

No obstante, la policía judicial de la Guardia Civil está investigando los motivos que pudieron ocasionar el accidente. Las diligencias instruidas pasarán al juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Valdepeñas.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 17.15 horas del domingo cuando la menor se encontraba en el interior del camión-atracción que alberga la conocida como «pista americana» infantil.

Por causas que aún se desconocen se quedó atrapada en un rodillo que «daba vueltas», según explicó el alcalde, José María Molina, quien precisó que la pequeña, vecina de Moral de Calatrava, estaba acompañada por su padre.

Según el alcalde, «fue el propio padre el que se dio cuenta de que algo raro ocurría, porque salían todos los niños de la atracción menos su hija».

El accidente ocurrió en el recinto ferial donde se celebraba la romería en honor a San Blas. Las actividades se suspendieron al conocer el suceso.