La consejera presentó ayer el programa de Formación, junto al responsable del Sepecam y la directora general de Formación - JCCM

A falta de empleo, mucha formación

La consejería ha preparado más de 870 programas de formación profesional para este año destinado a 13.300 personas, la mayoría parados

TOLEDO Actualizado:

La consejera de Empleo, Igualdad y Juventud, Paula Fernández, presentó ayer un nuevo paquete de programas de Formación Profesional, dirigido principalmente a mejorar la cualificación de los trabajadores que ahora están en situación de desempleo. Son unos 26 millones de euros los que la Junta se va a gastar en estas acciones a las que podrían acogerse 13.300 personas, la mayoría en paro.

Todas las personas interesadas en participar en alguno de estos programas podrá pedir información en su oficina del Sepecam o, como novedad, a través de internet, de forma que sea más ágil y sencillo poder acudir a algún curso de formación.

En concreto, las acciones están dirigidas a las denominadas modalidades II, III y IV de Formación Profesional, es decir, a las personas en paro, a las que tienen especiales dificultades de inserción laboral, y a los ocupados o desempleados interesados en determinados sectores estratégicos. Un plan que busca «la mejora de la empleabilidad de las personas» y cuyos beneficiarios serán, en un 86,5%, desempleados. Porque a falta de un puesto de trabajo, la Junta estima que la formación «es clave para potenciar la igualdad de oportunidades en el mercado de trabajo».

Buena parte de estas acciones se centrarán en sectores emergentes, lo que la consejera reiteró como empleos blancos, los relacionados con la rama socio-sanitaria y la ley de Dependencia, y los verdes —aquellas acciones sobre medio ambiente, turismo rural...—.

Serán 26 millones de euros los que la Junta de Comunidades destine a este plan de formación, a los que hay que sumar, según puso de relieve la consejera, otros 33 millones de euros correspondientes a formación propia —la que se imparte en centros especializados o de Educación Secundaria— y la que se imparte a través de las empresas.

Becas

A todo ello hay que añadir la formación incluida en el programa «Acción Joven» y los planes concretos para las empresas de economía social, formación sectorial y autónomos, en los que se invertirán otros 2 millones de euros.

Está previsto que se habiliten becas de transporte, de alojamiento y manutención para aquellas personas que tengan que desplazarse para acudir a los cursos.

En cuanto a las modalidades, en la II, dirigida principalmente a desempleados, se realizarán 514 acciones, pertenecientes a 22 familias profesionales, que beneficiará a 7.715 personas. En el 65% de los casos llevará aparejada la realización de prácticas laborales en empresas y que incidirán en los llamados nuevos empleos. Los programas de esta modalidad se impartirán en 276 centros de formación de 79 localidades.

En la modalidad III, el 70% de los participantes deberán pertenecer a grupos de difícil inserción, como mayores de 45 años, discapacitados, víctimas de violencia de género, o desempleados jóvenes, entre otros. Serán 200 acciones en 80 municipios y se beneficiarán unas 2.842 personas.

Por último, las acciones de la modalidad IV se centrarán en el desarrollo de una formación planificada para el desarrollo estratégico de la región. Se invertirán 1,5 millones de euros para realizar 139 programas de formación que beneficiarán a 2.413 personas, el 74% serán ocupados.

Ciudad Real es la provincia donde más cursos se impartirán, seguida de Toledo y Albacete.