60 comerciantes y el PP piden que se reabra Carretería

Algunos proyectos arquitectónicos para su embellecimiento podrían costar 1, 5 millones de euros

I. P.
Actualizado:

CUENCA

Alrededor de sesenta comerciantes de la céntrica Carretería así como de otras calles adyacentes como Colón han recogido firmas con las que reclaman al Ayuntamiento de Cuenca que reabra el tráfico. A su juicio, el cierre al paso de vehículos (que no a autobuses ni taxis) ha repercutido negativamente en las ventas porque los conquenses se acercan menos al centro. Es más, no se ha conseguido que los peatones circulen por la calle; lo siguen haciendo por las aceras, según lamentan algunos comerciantes consultados por este periódico.

Y precisamente, el grupo municipal popular reclamó ayer al alcalde de Cuenca, Juan Ávila, que permita de nuevo el tráfico hasta que no se tenga un plan consensuado para hacer la calle peatonal. Su portavoz, Pedro José García Hidalgo, pidió un proyecto riguroso que cuente con todas las partes y una financiación adecuada. En este sentido, demandó incluso el cese del concejal de Movilidad Gregorio Sebastián porque considera que sus medidas están basadas en una auténtica «improvisación». Se demostró ayer, según el PP, con los argumentos que esgrimió en la moción que presentaron para pedir la mejora de la movilidad en esta calle, la principal arteria comercial que está cerrada desde el pasado mes de diciembre.

Por su parte, Sebastián aseguró que se reunirán próximamente con los comerciantes al tiempo que afirmó que ese plan existe, pero que va a ser un proceso que va a llevar su tiempo. Algunos proyectos arquitectónicos cuantifican el embellecimiento de la zona en alrededor de 1, 5 millones de euros, según desveló ayer el Consistorio, que tiene deudas millonarias. Según ha podido saber ABC, el equipo de arquitectos Ismael Valencia podría hacer públicas sus propuestas de la mano de la Cámara de Comercio dentro de unos días, una vez presentadas a sus asociados.

El objetivo es hacer de Carretería en un espacio «más habitable, transformarlo en un centro comercial abierto y convertirlo en un espacio más de atractivos turísticos», según Sebastián. Eso debe primar, precisó el edil socialista, a los intereses particulares.

Durante la sesión plenaria de ayer también se dio cuenta de que la Junta de Comunidades debe al Ayuntamiento de Cuenca casi 5 millones de euros, cantidad que permite sufragar un total de 57 proyectos que se siguen desarrollando actualmente a pesar de que ese dinero no llega.

Sin embargo, el equipo de Gobierno no tiene previsto, de momento, emprender ninguna acción de protesta como han hecho estos días algunos alcaldes de Ciudad Real, que se han encerrado para exigir los pagos. El primer edil Juan Ávila confió en la palabra que le dio recientemente la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, de que los pagos empezarían en un mes y medio. Además, el regidor adelantó que se acogerán a las líneas de financiación para ayuntamientos que previsiblemente aprobará hoy el Consejo de Ministros. Además, se ultima una operación de tesorería para seguir pagando a los proveedores.

Nuevo presupuesto

Entre tanto, los ediles socialistas trabajan en la elaboración de un nuevo presupuesto, «que se ajuste a la realidad económica de las arcas municipales» en cuanto se conozca el resultado de la liquidación del ejercicio económico 2011 que está pendiente únicamente de la anulación de derechos de cobro.

Con todo, se ratificó el Decreto de Alcaldía Presidencia para el pago de horas extraordinarias del ejercicio 2010, en total casi 70.000 euros. Se trata de horas extras que se dejaron de pagar en 2010 según el concejal de Hacienda Enrique Hernández Valero.

El pleno de ayer fue el último del concejal del Partido Popular, Ángel Mariscal, que renunció a su acta tras ser nombrado subdelegado del Gobierno en Cuenca. Le relevará Angustias de las Cruz.