La capital cambia sus cuentas de 2011

Sustancial cambio en el Presupuesto para asumir la «sentencia de la depuradora»

GUADALAJARA Actualizado:

Con los únicos votos del PP y la oposición de PSOE e IU, el Pleno de la capital aprobó ayer una sustancial modificación en el Presupuesto previsto para 2011. El Ayuntamiento aceptó la reclamación impuesta por los propietarios de los terrenos donde se amplió la depuradora -que demandaban al consistorio que dejase una partida para este asunto-, sobre todo a la vista el segundo auto del TSJ que obliga al consistorio a abonar las indemnizaciones de la sentencia, a pesar de que esta no es firme. El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, modificó ayer notablemente el discurso que sobre este asunto había mantenido hasta la fecha, y cargó contra el anterior Equipo de Gobierno, culpándole de la derrota en los tribunales, ya que las expropiaciones se realizaron cuando gobernaba Jesús Alique.

El Presupuesto quedó aprobado de modo definitivo, contra el criterio de PSOE e IU, que consideraban que los cambios son de tal calado que debía volverse a aprobar con carácter inicial. Paralelamente, el Pleno aprobó las bases del concurso convocado para la contratación de un crédito a largo plazo por valor de 3'1 millones de euros, que será íntegramente destinado a las indemnizaciones. Este crédito se solicita ante la negativa del Ministerio de Economía a aprobar el que se solicitó el año pasado. En esta ocasión, al ser nuevo ejercicio, y estar el Ayuntamiento en una situación saneada en términos de deuda, no será necesario solicitar permiso especial al Ministerio.

Además de este asunto, el Pleno aprobó otros temas importantes. Por ejemplo, salió por unanimidad elegida la Comisión que tratará el deslinde del término municipal con el de Marchamalo a la altura de la Ciudad del Transporte. La Comisión tendrá representación de los tres grupos políticos, junto al alcalde y dos técnicos urbanistas.

También salieron adelante las mociones del PP que pedían a la Junta que se mantuviera el Forcol, y que demandaban que cesen las emisiones de interferencias que impiden ver Telemadrid. Se rechazó la moción del PSOE sobre la calle Ramón y Cajal.