ASAMBLEA GENERAL

La MAS cancela la operación de crédito que inició para la «tercera conducción»

Ó.C.M.
GUADALAJARA Actualizado:

La Mancomunidad de Aguas del Sorbe ha decidido dar marcha atrás, y ha cancelado el expediente que inició en el pasado mandato para pedir un crédito para la obra de la «Tercera Conducción». Esta obra plantea una tercera tubería de abastecimiento «en alta», desde la ETAP de Humanes hasta Alcalá, y estaba comprometida por el Gobierno. La anterior directiva de la MAS decidió emprenderla en solitario cuando el Ejecutivo central no presupuestó la actuación de modo suficiente en el último ejercicio, y cuando dio cabida además a la Junta de Comunidades en el proyecto. Ahora, con la Junta en manos del PP y el Gobierno central a un mes de las elecciones, la MAS considera que el momento aconseja «esperar para intentar llegar a un acuerdo a tres bandas», según dijo el presidente actual, Jaime Carnicero. La MAS, hasta la fecha, siempre había exigido que el acuerdo fuera a dos bandas, sin la Junta.

La cancelación del crédito fue aprobada en la última Asamblea de la Mancomunidad, celebrada en la noche del jueves. Esta Asamblea también rechazó, con la mayoría del PP, el recurso de reposición interpuesto por vocales socialistas, contra la composición fijada para las comisiones informativas. Por otro lado, y tal y como se había anunciado, el presidente de la entidad dio cuenta a la Asamblea del Estado de cuentas y la situación de morosidad de los municipios abastecidos. Carnicero está alarmado porque 8 de las localidades y mancomunidades que beben de la Mancomunidad deben más de 4 meses de recibos, y algunas mantienen deudas incluso de 2010. La MAS, asegura su presidente, se enfrenta a un problema serio de liquidez si esta morosidad no se reduce: Les deben 3'2 millones de euros, la mitad de su presupuesto.

La intención del nuevo presidente de la Mancomunidad es «ayudar» a estas localidades morosas con una nueva posibilidad: Que concedan a la MAS la gestión del ciclo del agua «en baja» en sus municipios, «de modo que los municipios que tienen contraída deuda, puedan financiarla a través de los costes de gestión».

Desde el PSOE valoran esta iniciativa como una «amenaza». El ex presidente de la MAS y vocal socialista Julio García ha pedido al PP que busque «soluciones alternativas» al problema, y recuerda que, en 2003, el Ayuntamiento de Guadalajara y la MAS firmaron un acuerdo para aplazar el pago de una deuda de 1'6 millones hasta 2010.