Antonio Ruiz, presidente de la Hermandad, con el alcalde, Jesús Martín
Antonio Ruiz, presidente de la Hermandad, con el alcalde, Jesús Martín - Ayto.

Valdepeñas salda una deuda de 118 años

El Ayuntamiento ha pagado seis euros a la Hermandad de la Virgen de la Consolación, pendientes desde 1901. «Estas cosas hay que hacerlas sin complejos», dice el alcalde

Actualizado:

El Ayuntamiento de Valdepeñas entregó este lunes un simbólico cheque de seis euros a la Hermandad de la Virgen de la Consolación para saldar así una deuda histórica que tenía con la entidad desde 1901, es decir, hace 118 años. En concreto, la deuda era de 1.000 pesetas, con las que en su día la hermandad iba a comprar un manto a la patrona de la ciudad vinatera.

«Estas cosas hay que hacerlas sin complejos, hay que hacerlas con buena voluntad y, en ese sentido, no hay que olvidar que hay una junta directiva de la hermandad, un trozo de Valdepeñas que se vuelca y hace una forma de vida a través de eso que nos hace mejores porque nos forja una identidad», explica el alcalde, Jesús Martín.

El regidor pide «a los agnósticos como yo, o a los ateos, que cuanto menos muestren respeto hacia este tipo de historias, porque las personas que nos dan una identidad a través de una simbología respetan al que es agnóstico o no creyente, no lo ataca».

Mientras, el presidente de la hermnandad, Antonio Ruiz, agradeció al ayuntamiento que «haya tenido el gesto de saldar su deuda histórica con la patrona». Ruiz añadió que «los intereses están cobrados con la ayuda del ayuntamiento a la Hermandad de la Virgen, que nos ayuda cada año en la medida de sus posibilidades en la logística, en el arreglo de calles».

También apuntó que el ayuntamiento «se ha volcado el pasado año en la visita extraordinaria de la Virgen a Consolación levantando generosamente un memorial del antiguo santuario que sepa Dios lo que les costara». «Hoy estamos abocados a la coronación pontificia de la patrona y ya tenemos su ayuda logística», dijo el presidente. La coronación pontificia se celebrará el próximo 1 de junio y «será un gran acto cívico y religioso para la localidad».