El río Tajo, a su paso por la ciudad de Toledo
El río Tajo, a su paso por la ciudad de Toledo - Ana Pérez Herrera

El Tribunal Supremo anula el Plan Hidrológico del Tajo

Cree que no fija caudales ecológicos en Aranjuez (Madrid), en Toledo y en Talavera de la Reina (Toledo)

ToledoActualizado:

Al buen tiempo, mejor cara. Esto es, quizá, lo que piensan en Castilla-La Mancha. Este sábado, cuando el sol brillaba con más fuerza, y a pesar de la escasez de agua y de lluvias, una noticia alegró el día de muchos castellanomanchegos. En una sentencia histórica, el Tribunal Supremo (TS) exige el establecimiento de un régimen de caudales ecológicos real y científicamente validado, condicionando así la explotación del trasvase Tajo-Segura a las necesidades de la cuenca cedente. Esto supone un triunfo sin precedentes para las plataformas ciudadanas que llevan años luchando por mejorar el estado del río Tajo y de sus afluentes.

El Tribunal Supremo notificó este sábado esta importante sentencia, emitida el 11 de marzo, que resuelve el recurso contra el vigente Plan Hidrológico de la cuenca del Tajo, aprobado por el Real Decreto 1/2016. Este recurso fue interpuesto ese mismo año por varias asociaciones vecinales y de municipios afectados por el trasvase. En base al fallo judicial, se modificará inevitablemente el volumen de agua a trasvasar.

La sentencia obliga a fijar caudales ecológicos en Aranjuez (Madrid), en Toledo y en Talavera de la Reina –zonas de cabecera del río–, ya que no estaban establecidos en el plan hidrológico aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2016.

El caudal ecológico es el volumen mínimo de agua para evitar la degradación ambiental del curso de agua del río, su cauce y su ribera. Actualmente, solo se fijaba un «caudal mínimo» de 6 metros cúbicos por segundo en el caso de Aranjuez, y de 10 metros cúbicos tanto en Toledo como en Talavera.

La Administración General del Estado, a través de la Confederación Hidrográfica del Tajo, deberá ahora establecer los regímenes de caudales ecológicos para el Tajo y el resto de ríos de la cuenca conforme a la legislación vigente que ha incumplido. De igual modo, la sentencia insiste en que los embalses de la cabecera del Tajo –Entrepeñas, Buendía y Bolarque– deben garantizar de manera prioritaria tanto las demandas de la cuenca del Tajo como sus necesidades ambientales, incluyendo el régimen de caudales ecológicos. Así, será también necesario aumentar los umbrales de reservas no trasvasables en los pantanos de cabecera por encima de los 400 hectómetros cúbicos establecidos en la legislación del Memorándum del Tajo.

Desde las plataformas ciudadanas que interpusieron la demanda, valoraron positivamente esta sentencia, que consideran «un hito» en la conservación y recuperación ambiental del Tajo y sus ríos. A su juicio, «queda aún mucho por hacer, pero el Tribunal Supremo obliga a revisar en profundidad el vigente Plan Hidrológico de la cuenca del Tajo y ha empezado a deshacer el nudo gordiano con el que durante cuarenta años se ha amordazado a nuestro río».

«La mejor noticia»

Los colectivos que presentaron el recurso no fueron los únicos que ayer se felicitaron por la sentencia del Supremo. El mismo presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, calificó el fallo del Alto Tribunal como «la mejor noticia» de su vida política. «Después de tanto aguantar, Castilla-La Mancha acaba de ganar su mayor batalla con el agua. El Supremo da la razón a la región».

El presidente castellanomanchego celebró la decisión judicial que, en su opinión, «pone patas arriba la política de agua de Rajoy y Cospedal» y obliga a rehacerla en relación con los trasvases. En este sentido, abogó por alcanzar «un gran acuerdo» en materia de agua, y matizó que este «consenso» sobre la política hidrológica «no debe ser ficticio, sino un acuerdo real».

Con esta idea de llegar a un pacto sobre agua se mostró de acuerdo el presidente del Partido Popular en Castilla-La Mancha, Paco Núñez, quien insistió ayer en la necesidad de sentar a todos los agentes en una mesa de trabajo para que la región tenga una sola voz en la defensa de sus intereses. «El agua debe dejar de ser un elemento de confrontación y pasar a ser un motivo de crecimiento», afirmó el líder regional de los populares.

Por su parte, desde el Ministerio para la Transición Ecológica aseguraron que acatarán la sentencia del Tribunal Supremo que anula parcialmente el Plan Hidrológico del Tajo y que sus servicios jurídicos ya la están estudiando. Este fallo judicial confirma, según fuentes del departamento, que la nueva política del agua del Gobierno «va en dirección correcta».

Sin embargo, la decisión del Alto Tribunal obligará a la Confederación Hidrográfica a que el trasvase fije unos caudales ecológicos en los embalses en cabecera, lo que obligará a modificar el volumen de agua a trasvasar.