Paloma Castro, a la izquierda, durante la rueda de prensa
Paloma Castro, a la izquierda, durante la rueda de prensa - Ana Pérez Herrera

Tiempo Semana Santa 2018Temperaturas menos frías y sin lluvias en Castilla-La Mancha durante la Semana Santa

En lo que va de marzo, ha llovido cuatro veces más de lo normal en cuatro capitales de la región

Actualizado:

La delegada de la Agencia Estatal de Meteorología ( Aemet) en Castilla-La Mancha, Paloma Castro, está feliz este martes, no solo porque comienza la primavera (16:15, hora oficial peninsular). Su estado emocional se debe, entre otros motivos, a que, en lo que va de marzo, ha llovido cuatro veces más de lo normal en cuatro capitales de provincia de la región, excepto en Guadalajara, donde el agua recogida ha sido el doble de su media anual. Y febrero también fue un mes extremadamente húmedo, con lo que el subsuelo del territorio regional está húmedo. Además, los embalses de Castilla-La Mancha, que en general están al 52 por ciento de su capacidad, todavía no han recibido el agua del deshielo de las montañas.

Pero ahora lo que le interesa a la mayoría de ciudadanos es el tiempo que hará en Semana Santa en la región. Y las previsiones apuntan a que la gente podrá salir a la calle sin miedo a mojarse y no tendrá que ir tan abrigada como sucede estos días, ya que un anticiclón se irá imponiendo progresivamente. «El tiempo mejorará ampliamente», ha afirmado Paloma Castro durante una rueda de prensa. No obstante, a partir del Viernes Santo puede haber precipitaciones débiles, menores de 5 milímetros (mm).

En cuanto al invierno que acaba este martes, ha sido normal en conjunto. La temperatura media ha estado próxima a los valores normales (entre 1981 y 2010): diciembre frío, enero cálido y febrero muy frío. En Toledo y en Ciudad Real, el día más frío se alcanzó el 7 de febrero, con 2 y 1.3 grados centígrados, respectivamente. En cambio, el 8 de febrero fue el más frío en Cuenca (-1.2), la base aérea de Albacete (0.2) y Guadalajara (0.2). La temperatura mínima absoluta del invierno en la región bajó a los -14.8 grados centígrados, el 6 de febrero, en Las Cañadas del Nerpio (Albacete).

Cuenca fue la capital de provincia donde se hubo más días de heladas en todo el invierno, con 48 días. En la base aérea de Albacete también se contabilizaron el mismo número de días, mientras que en Guadalajara hubo 38 días; en Ciudad Real, 31, y en Toledo, 28 días. En cambio, la temperatura máxima absoluta subió hasta los 22 grados centígrados, el 23 de enero, en Tabarra (Albacete).

En el capítulo de las precipitaciones, que han sido «generosas y positivas» según Castro, las borrascas atlánticas propiciaron que el periodo entre diciembre y febrero haya sido normal en Toledo, Cuenca y Molina de Aragón; húmedo en Ciudad Real y muy húmedo en la base aérea de Albacete, donde también se registraron 6 días de nieves. Los copos cayeron además con fuerza durante quince días en Cuenca y cuatro jornadas en Ciudad Real.

Por orden cronológico, las mayores precipitaciones del invierno se registraron el 11 de diciembre en las localidades toledanas de Castillo de Bayuela (41.6 litros/metro cuadrado) y San Pablo de los Montes (32 litros/metro cuadrado). Por otro lado, la borrasca Emma dejó el 27 de febrero 21.8 l/metro cuadrado en Alcázar del Rey (Ciudad Real), 22.8 l/metro cuadrado en Osa de la Vega (Cuenca) y 21 l/metro cuadrado en Motilla del Palancar, también en Cuenca.

Al día siguiente, el observatorio de Cuenca registró 22.8 l/metro cuadrado, el de Oropesa (Toledo), 52.8 l/metro cuadrado; en Talavera de la Reina (Toledo), 33.4 l/metro cuadrado; en Castillo de Bayuela, 53.4 l/metro cuadrado; en Fuencaliente (Ciudad Real), 47.6 l/metro cuadrado; en Beteta (Cuenca), 39.6 l/metro cuadrado, y en el pantano el Vado (Guadalajara), 46 l/metro cuadrado.

En lo que va de este marzo tan lluvioso, hasta el día 18, la estación de San Pablo, con 321 mm, encabeza el primer puesto de la clasificación de precipitaciones contabilizadas en la región. Siguen Cañizares (Cuenca) y Oropesa, con 207 y 200 mm, respectivamente.

Por último, el viento fue también protagonista este invierno, con rachas de más de 100 kilómetros por hora el 1 de marzo, como ocurrió en Viso de San Juan (Ciudad Real), con 106.9; Alcázar del Rey (Cuenca), con 105.8, y Zaorejas (Guadalajara), con 104.8.