Cartel en una calle de Cuenca
Cartel en una calle de Cuenca - Comando Violeta

«La talla 38 me aprieta el chocho»: la campaña de un colectivo feminista contra los estereotipos de belleza

Comando Violeta Cuenca distribuye carteles en centros comerciales y tiendas de ropa en la capital

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«La talla 38 me aprieta el chocho». Este es el lema de la campaña que el colectivo feminista Comando Violeta ha lanzado en centros comerciales y tiendas de ropa de Cuenca con motivo de la temporada de rebajas. En carteles de pequeño tamaño, además de leer ese eslogan, también se puede ver la representación de una mujer con unos recortables de ropa.

Con la distribución de esas láminas por las calles de la capital conquense, quieren protestar contra la presión que «sufrimos para cumplir con los estereotipos de belleza, estar jóvenes, delgadas y guapas», que, según este colectivo, se impone desde «los anuncios con intereses comerciales». «¡Basta ya! de la esclavitud que sufrimos a diario por el estereotipo de belleza femenina que [estamos] obligadas a cumplir para el beneficio de las empresas», reclaman.

«El culto al cuerpo es una violencia real hacia la mujer para que no se acepte como es», afirma el colectivo en un comunicado público. «Nos inculcan una imagen única para ser que ni siquiera es real; la adecuación a unos parámetros dados que son fruto de la manipulación publicitaria y cinematográfica retocando fotografías con photoshop». Esa representación crea una «gran sensación de infelicidad mental entre las mujeres, más o menos jóvenes, y cada vez más entre los hombres». «No parece haber otra opción que el consumo de comprimidos, cremas, dietas milagro, o servicios comerciales, cirugía plástica... para ingresar millones a la industria del bienestar», denuncian.

«Ante esta situación, no hay voluntad ninguna, por parte de las autoridades políticas, para acabar con la manipulación publicitaria de los anuncios; no se atreven a dejar de influir en los beneficios de las empresas que se lucran a cambio de nuestra salud», asegura el colectivo femenista en otro párrafo.

«El año 2018 ha supuesto un cambio en el pensamiento de tantas personas ( mujeres en particular) con respecto a la falta de igualdad en nuestras vidas, caminando por la calle, cuando salimos de fiesta o en nuestras relaciones personales y familiares», según Comando Violeta en Cuenca. «Yendo un poco más allá -vaticinan-, el 2019 nos ofrece la posibilidad de conectar estas violencias con los cánones de belleza y moda que se nos imponen desde las empresas, y que se enriquecen alimentando esa idea de que la belleza se compra a base de ropa y productos y servicios de belleza». «Somos bellas siendo tal cual somos y, con suerte, algún día seremos viejas y feas. Y la talla 38 nos aprieta el chocho», concluyen su comunicado.