educación

Transporte escolar gratuito para infantil

P.H.
toledo Actualizado:

El Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto por el que se regula la organización, el funcionamiento y las condiciones de los servicios de transporte escolar en los centros públicos de la región, con el fin de garantizar este servicio de manera «gratuita y satisfactoria» durante la etapa de educación obligatoria, así como a los alumnos de educación infantil, según indicó el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas (AAPP) y portavoz del Gobierno regional, Leandro Esteban. Esta medida implica que, además de cumplir con la obligación de prestar transporte escolar a los alumnos de educación obligatoria, también se va a extender «a una parte imprescindible», como son los niños de entre 3 y 6 años.

Esteban destacó el esfuerzo del Gobierno autonómico para garantizar la educación pública y poder atender las demandas de transporte escolar en la región, teniendo en cuenta que Castilla-La Mancha es una comunidad autónoma muy amplia, en la que el transporte escolar «es un elemento añadido para garantizar el derecho fundamental a la educación».

El consejero explicó que el servicio de transporte puede ser prestado a través de las modalidades de contratación directa de rutas, con los servicios públicos regulares que puedan prestar el servicio utilizando las zonas concesionales que están ya aprobadas, o a través de ayudas individuales de transportes, que también son objeto de la orden.

Asociaciones sociosanitarias

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha también ha aprobado la Orden que regula las bases de las subvenciones destinadas a entidades y asociaciones sin ánimo de lucro para el desarrollo de programas o servicios en materia sociosanitaria y de salud mental. La convocatoria se realizará este mismo año. Esta convocatoria se hace en régimen de concurrencia competitiva, para que puedan acudir «cuantas más personas y asociaciones mejor». Los tipos de subvenciones aprobados se dividen en dos: Para programas sociosanitarios y de salud mental destinados a enfermedades concretas como esclerosis múltiple, Alzheimer, síndrome de Down, anorexia, bulimia o cáncer; y para los costes que los centros deben atender en concepto de mantenimiento y personal.