El PP tilda de «tropelía» la nueva Lotau

M. CEBRIÁN|
TOLEDO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Después de muchas semanas de polémicas y de muchas noticias controvertidas relacionadas con la reforma de la Ley de Ordenación del Territorio y la Actividad Urbanística (Lotau) en Castilla-La Mancha, el pleno de las Cortes regionales aprobó ayer, con los votos de la mayoría socialista y la oposición del PP, la modificación de la ley del suelo de la comunidad, que permitirá que se puedan parcelar y segregar terrenos de los proyectos de singular interés (PSI), como el aeropuerto de Ciudad Real.

Antes de la votación, el consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez Pingarrón, intervino durante el debate sobre el Proyecto de Ley de medidas urgentes en materia de vivienda y suelo por el que se modifica el Texto Refundido de la Lotau, que aseguró que «tiene como única meta promover y ordenar en el territorio el crecimiento futuro de la región».

En concreto, según explicó el consejero, los principales objetivos de esta reforma son agilizar la tramitación de los expedientes urbanísticos, dar mayor transparencia y seguridad jurídica en los procesos urbanísticos, incrementar las reservas de suelo para vivienda protegida, impulsar la adaptación a las disposiciones de la Lotau de los planes municipales redactados con anterioridad a esta Ley y facilitar que los ayuntamientos puedan adaptar la tipología y el número de viviendas a las necesidades de los demandantes y al modelo de ciudad con mayor flexibilidad.

De este modo, en el Parlamento autonómico se asistió ayer a la crónica de una aprobación anunciada, ya que después de muchos tiras y aflojas por parte de uno y otro partido, de antemano se sabía que la reforma de la Lotau iba a ser una realidad. Por este motivo, la presidenta del PP regional y secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, recalcó en que «ni los chantajes, ni las manipulaciones ni las amenazas van a hacer que el PP modifique su postura para cambiar leyes con el único fin de beneficiar unos pocos intereses».

Además de Cospedal, otros dos diputados populares, Marcial Marín y Leandro Esteban, dejaron clara la postura del PP e indicaron que ayer culminó «una de las mayores tropelías jurídicas y políticas» cometidas en la región «amparada» por el PSOE y por el Gobierno del presidente Barreda, mientras que el PP está con la «ética y honradez» en Castilla-La Mancha, por lo que volvió a insistir en su apoyo al aeropuerto de Ciudad Real, pero no a los «intereses particulares en detrimento del interés general» porque, según se ha informado, ello va a permitir a los empresarios del aeropuerto vender los terrenos por hasta 600 veces su precio de compra o expropiación.

El principal encargado de dar réplica al PP fue el parlamentario socialista José Molina, quien explicó a la oposición que las dos enmiendas que presentó su grupo a la reforma de la Lotau responden a una demanda de «toda la sociedad de Ciudad Real», incluidos responsables del PP, como el ex alcalde de Ciudad Real Francisco Gil Ortega, que ayer, pese a ser diputado, no asistió al pleno.

Según Molina, su contenido permite garantizar la «plena viabilidad» del aeropuerto de Ciudad Real, «un proyecto que el PP está dispuesto a arruinar por interés electoral de Cospedal», apuntó. Más allá fue el alcalde de Puertollano, Joaquín Hermoso, quien actuó como portavoz de un grupo de alcaldes socialistas y señaló que intereses de la Comunidad de Madrid sobre un proyecto aeroportuario tienen que ver con el voto en contra del PP.

Por su parte, el presidente del Consejo de Cámaras de Comercio e Industria de Castilla-La Mancha, Fernando Jerez,expresó su satisfacción por la aprobación en las Cortes de la modificación de la Lotau porque «favorece la llegada de empresas y el empleo». Así, afirmó que la reforma va «a favor del mundo empresarial», y que los proyectos «requieren cambios». Según Jerez, además de favorecer al PSI del aeropuerto de Ciudad Real, «también favorecerá a otros proyectos urbanísticos».