Gama de vinos «Pedroheras», de la bodega de la localidad conquense de Las Pedroñeras
Gama de vinos «Pedroheras», de la bodega de la localidad conquense de Las Pedroñeras

Pedroheras, único vino de Castilla-La Mancha que logra un Gran Baco de Oro

Este tinto, ensamblaje de las uvas syrah y tempranillo de la DO La Mancha, alcanzó una puntuación superior a los 92 puntos

CuencaActualizado:

«Cuenta la leyenda, que en la villa de Las Pedroñeras, ubicada en pleno corazón de La Mancha, existió una venta, típica construcción que servía de casa de reposo al hambriento y cansado viajero. Lugar como el que sirvió de escenario e inspiración a Cervantes en su inmortal Don Quijote. La llamaban la venta de Pedro Heras. Por los alrededores de dicha venta, se cree que habitó un noble y famélico galgo. Un animal sociable y algo tímido, al que le gustaba beber los restos de vino que dejaban los huéspedes del caserón y descansar bajo la sombra de una frondosa parra».

Con este texto tan cervantinto es como presenta su proyecto vitivinícola las Bodegas Pedroheras, que eligió el mismo nombre de la venta para comenzar a elaborar vinos en la localidad conquense de Las Pedroñeras. Empezó su actividad en el año 1958, fundada por un centenar de agricultores que se disponían a emprender un gran proyecto, y en la actualidad cuenta con una gran experiencia en el sector. Dispone de unas instalaciones modernas donde se han ido incorporando las últimas tecnologías de elaboración, conservación y embotellado.

Según subraya el gerente, David Molina, «los vinos de Pedroheras han evolucionado, sabiendo adaptarse a los tiempos que corren. Somos atrevidos y nuestra actitud es futurista, pero sin perder de vista nuestra esencia más pura, nuestra historia y nuestras raíces manchegas». El municipio de Las Pedroñeras es más sobre todo por la producción de ajo morado, pero quizá, a partir de ahora, la fama también se la deba al galgo que aparece en el etiquetado de sus botellas, como en la del tinto «Pedroheras», ensamblaje de las uvas syrah y tempranillo de la Denominación de Origen La Mancha.

Un vino que en los prestigiosos Premios Baco, concurso de vinos jóvenes celebrado este mes, ha conseguido uno de los once grandes premios Baco de Oro en la trigésimo tercera edición de estos galardones que otorga la Unión Española de Catadores, lo que significa que alcanzó una puntuación superior a los 92 puntos en las sesiones de cata. Este es el único vino de Castilla-La Mancha que ha alcanzado una de las máximas distinciones que concede el certamen, aunque sí han resultado premiados otros de la región con medallas de oro y plata.

De todas las figuras de calidad españolas, la IGP Vino de la Tierra de Castilla con 10 galardones ha sido una de las triunfadoras sólo superada por Rias Baixas con 20 medallas y Ribeiro con 15.

Un total de 65 jurados, todos pertenecientes a la Unión Española de Catadores, con periodistas especializados como Salvador Manjón, Bartolomé Sánchez o Antonio Candelas y enólogos como Ignacio de Miguel o Cristina Mantilla al frente, fueron los encargados de valorar el pasado 29 de mayo en estricta cata a ciegas las 602 referencias inscritas a los Premios Baco cosecha 2018.

Además, esta misma semana los vinos de esta bodega de Las Pedroñeras estuvieron en Madrid para asistir al Salón de los Mejores Vinos Jóvenes de España, donde se pudieron degustar una selección de las Medallas Baco cosecha 2018. Parece que este galgo de Pedroheras no dejará de correr en mucho tiempo, y prueba de ello es que su vino que ha obtenido un Gran Baco de Oro ya se ha agotado.