Imagen de una reportera, cámara fotográfica en mano, en una zona de conflicto
Imagen de una reportera, cámara fotográfica en mano, en una zona de conflicto - Fundación Telefónica

Ana del Paso: la guerra vista con ojos de mujer

La periodista y excorresponsal internacional presentó su libro «Reporteras españolas, testigos de guerra» este lunes en la Biblioteca de Castilla-La Mancha

ToledoActualizado:

Si Francisca de Aculodi levantara la cabeza, se sorprendería del gran número de reporteras y enviadas especiales que han informado de conflictos armados. Ella fue la primera mujer española que ejerció como tal ya a mediados del siglo XVII, algo que casi hasta principios del siglo XX no se volvió a repetir. Desde entonces han sido muchas las periodistas que han sido testigos del horror de la guerra y sus consecuencias alrededor de todo el mundo.

Todas estas mujeres que rompieron moldes son de las que habla en «Reporteras españolas, testigos de guerra» (Debate) la también periodista y excorresponsal internacional Ana del Paso, que ha presentado su libro este lunes, a las 19.00 horas, en la Biblioteca de Castilla-La Mancha de Toledo. Estará acompañada de la concejal de Igualdad y Empleo del Ayuntamiento de Toledo, Inés Sandoval; de la jefa de internacional de CMMedia Televisión, Corina Miranda, y de Vicenta Agustín, miembro de la Asociación Mujeres de Negro.

Este es el primer trabajo que habla de mujeres que fueron o han sido reporteras en zonas de guerra, con una ardua documentación y entrevistas a una gran parte de las 34 protagonistas que aparecen en el libro, que tiene como base la tesis doctoral que realizó la autora durante sus estudios universitarios.

¿Por qué, entonces, sólo nos suenan solo los nombres de corresponsales de guerra como Manu Leguineche, Gervasio Sánchez, Arturo Pérez-Reverte o Jon Sistiaga, entre otros? «Sólo conocemos a hombres que fueron corresponsales de guerra porque se han dado más a conocer y porque fueron los primeros que salieron a zonas de conflicto», manifiesta Ana del Paso, quien recuerda que esto sucedió hasta que en los años 80 y 90 del siglo XX hubo una eclosión de televisiones privadas y públicas. Fue entonces cuando se precisó de más periodistas en diferentes ámbitos, algo que coincidió en el tiempo con el acceso de las mujeres a las Fuerzas Armadas y a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, ya que hasta entonces eran considerados trabajos peligrosos para ellas.

Ana del Paso, a la izquierda con su libro en primer plano
Ana del Paso, a la izquierda con su libro en primer plano - Fundación Telefónica

De todas las historias que aparecen en el libro, la autora destaca, en primer lugar, la figura de la pionera: Francisca de Aculodi. Esta fue la primera mujer española que ejerció como periodista de guerra desde 1687, cuando comenzó a escribir desde su San Sebastián natal para una revista quincenal que se editaba en Bruselas (Bélgica) y durante dos años mandó crónicas de lo que acontecía en su ciudad.

Otra de las mujeres españolas pioneras en este género periodístico fue Sofía Casanova, que vivió en Varsovia (Polonia) y fue corresponsal del diario ABC en los países de la Europa del Este. Narró varios episodios conflictivos, siendo testigo directo de la I Guerra Mundial o de la Revolución Rusa, durante la cual llegó a entrevistar a Leon Trotsky en exclusiva.

Tras las dos primeras, la doctora en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense y profesora de Relaciones Internacionales destaca las figuras de otras periodistas como Carmen de Burgos «Colombine» o Teresa de Escoriaza -que firmaba con el pseudónimo Félix de Haro-. Ellas fueron las primeras enviadas especiales españolas a cubrir un conflicto como fue la Guerra de Marruecos.

Después se produjo un salto, y hasta los años 70 no volvimos a encontrar a mujeres ejerciendo de reporteras en conflictos, como Carmen Sarmiento, cuyo jefe se negó de primeras a que fuera a la Guerra de Vietnam. También han destacado por su trabajo María Dolores Masana, Maruja Torres y Rosa María Calaf, que son las referentes de las periodistas actuales dentro de este género.

Críticas al periodismo actual

Solo tres de las 34 mujeres que aparecen en el libro se consideran abiertamente corresponsales de guerra, ya que el resto ha cubierto algún conflicto de manera aislada, junto con otro tipo de informaciones, que son la mayoría, en las que tenían que trabajar por orden de sus jefes.

La veterana periodista es tajante con estas decisiones de los directores de periódicos: «Es una vergüenza recortar gastos en la calidad del periodismo. Si queremos hacer bien nuestro trabajo y vender más periódicos, necesitamos mandar a los profesionales sobre el terreno, y no tirar de agencias, de redes sociales y de la propaganda del que nos quiere manipular. De ahí que cada vez esté más extendido el fenómeno de las 'fake news', algo en lo que una gran parte de culpa la tienen los editores y los propios periodistas, que hemos olvidado contrastar las informaciones con cuatro fuentes como mínimo».

«Este género periodístico tiene los años contados», asegura del Paso, quien afirma que, de hecho, la figura del corresponsal de guerra ya no existe como tal, porque los medios de comunicación no tienen una persona dedicada exclusivamente a ir de conflicto en conflicto. Quizá no interese que se cuente todo lo que pasa en una guerra.