Emiliano García-Page , durante su visita a Fenavín
Emiliano García-Page , durante su visita a Fenavín - JCCM

Page plantea lograr que el sector vitivinícola facture 2.500 millones en 2025

Esa cantidad supondría que ese año, el Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla-La Mancha creciera un 4 por ciento

ToledoActualizado:

El presidente Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha planteado este martes que el sector vitivinícola de la región logre facturar 2.500 millones de euros en el año 2025, lo que supondría ese año en concreto que el Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla-La Mancha creciera un 4 por ciento.

En una entrevista en la Cadena Ser poco antes de la inauguración de la Feria Nacional del Vino (Fenavin) en Ciudad Real, el jefe del Ejecutivo castellanomanchego ha destacado la «reconversión» que se ha producido a lo largo de los últimos años en el sector, ya que ha recordado que hace 25 años Europa promovía incluso el arranque de cepas.

Sin embargo, ha defendido que la reconversión que ha experimentado el sector vitivinícola le ha llevado a que se «optimice muchísimo el consumo de agua», a que se produzca más y, además, con una «calidad excepcional».

En la misma línea, ha considerado que una tierra como Castilla-La Mancha sin viña supondría «un auténtico problema ecológico» y ha señalado que el hecho de que haya mucha extensión significa que hay «mucho reparto democrático tanto del esfuerzo como del éxito», al tiempo que ha asegurado que esta región «ha demostrado que mucha cantidad no equivale a mala calidad sino todo lo contrario», que se puede «producir mucho y de calidad».

Por otro lado, ante la cercanía de las elecciones europeas y por la presencia del ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, también Fenavin, García-Page ha indicado que «la mitad de las cosas de la vida diaria se deciden en Europa» y que va a recordar al ministro la exigencia de «mantener intacta toda la financiación» de la Política Agraria Común (PAC).

En este sentido, ha subrayado que el mantenimiento de la financiación europea para el sector de la agricultura supone la «sostenibilidad» de la renta agraria de numerosas familias que trabajan en este sector.