Imagen de la Plaza del Altozano, en Albacete, esta mañana/EFE
Imagen de la Plaza del Altozano, en Albacete, esta mañana/EFE

La nieve provocó más de 114 accidentes de circulación en las carreteras de la región

Las previsiones para mañana anuncian la posibilidad de más nevadas

ABC|
TOLEDO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El temporal de nieve que afectaba ayer a prácticamente toda la región provocó numerosos problemas de circulación en las carreteras castellano-manchegas, al contabilizarse 114 accidentes de circulación —uno de ellos mortal—, cuando la media no supera los 37 diarios.

El fallecido fue el conductor de una motocicleta que se salió de la vía sobre las 8 de la mañana en la A-4, a la altura de Madridejos, en Toledo, provincia que junto con Cuenca han sido las más afectadas por la nieve, según explicó ayer el director general de Protección Ciudadana, Pascual Martínez.

Más de quinientos excursionistas que viajaban en autobuses se quedaron retenidos en la A-3, en áreas de servicio de Huete y Honrubia (Cuenca), donde la fuerte nevada que caía obligó a cortar el tráfico pesado, como también se hizo en la A-4.

En el área de servicio de Huete estaban retenidos varios autobuses, en los que viajaban unos cuatrocientos excursionistas, y en Honrubia había un grupo de 116 estudiantes murcianos que se dirigían al aeropuerto madrileño de Barajas en viaje de estudios y que a última hora de la tarde de ayer emprendieron camino de vuelta a Murcia.

Por la tarde seguía cerrado el tráfico en la A-3 a los vehículos pesados pero el responsable de Protección Ciudadana confiaba en que a última hora de ayer se pudiera abrir y destacaba que todas las personas estaban atendidas por los servicios de Protección Civil, la Guardia Civil y la Policía Local.

En la región, donde al comenzar las nevadas se activó el Plan Específico de Fenómenos Meteorológicos Adversos de Castilla-La Mancha (Meteocam), se dobló ayer el número de llamadas al servicio de emergencias 112, y se atendieron en las primeras doce horas más de 6.600. Se contabilizaron 342 incidencias relacionadas con la nieve: 117 en Cuenca; 115 en Toledo; 54 en Albacete; 34 en Guadalajara y 22 en Ciudad Real.

En la red de carreteras las mayores dificultades se registraban en la red principal, en la A-3 y la A-4; en esta última, a la altura de Madridejos, se encontraban parados más de cuarenta camiones esperando a que se abriera, ya por la tarde, la circulación para los vehículos pesados.

En la A-3 se llegó a cerrar el tráfico para todos los vehículos durante varias, pero después fue abierto para los turismos, y en ambas estaba restringido para camiones y autobuses.

La mayor nevada en Cuenca

En la ciudad de Cuenca no se producía una nevada tan intensa desde hace al menos veinticinco años. La nieve acumulada llegó en algunos puntos hasta los 24 centímetros de espesor, según declaró el alcalde de la capital, Francisco Pulido. Una situación que obligó a activar el nivel 3 del Plan de Emergencias Municipal de Vialidad Invernal (Pemuvi), el máximo contemplado. Hasta 300 efectivos y 47 máquinas trabajaron en las tareas de limpieza.

En la provincia, los principales problemas se registraron en las carreteras secundarias de la Serranía y La Mancha y también en localidades pequeñas como Valera de Abajo, donde ayer no abrió ni el colegio, ni el centro de salud ni la caja de ahorros, según los vecinos. En Beteta, Tragacete, Vega del Codorno o Priego se acumularon hasta 30 centímetros de nieve.

Buena parte de los escolares se quedaron sin colegio porque se suspendieron 164 de las 165 existentes. Unos 3.700 alumnos no pudieron llegar a clase. Sólo se mantuvo la ruta que trasladaba a los alumnos de Educación Secundaria de Fuentes, a unos 18 kilómetros de la ciudad, a los institutos, según la Junta.

La provincia de Toledo también sufrió con fuerza los efectos del temporal —la alerta de Protección Civil del domingo no incluía a esta provincia—, y se produjeron numerosos problemas en las carreteras, especialmente en las comarcas de La Sagra, La Mancha, la Mesa de Ocaña y el entorno de la capital. Muchos estudiantes de estas zonas no pudieron acudir a los centros escolares. En la capital toledana se movilizaron unos cien trabajadores de los servicios municipales para paliar los efectos de la nevada que provocó algunas complicaciones en el tráfico, especialmente en el Casco Histórico.

Sin colegio en Albacete

En Albacete, el temporal de nieve acaecido a lo largo de todo el día de ayer obligó al cierre de 18 centros. 6 Institutos de Enseñanzas Secundaria (Elche de la Sierra, Chinchilla, Casas Ibáñez, Yeste, Villarrobledo y Ossa de Montiel) y 12 colegios (los dos de Villarrobledo y Socovos, Barrax, Bogarra, Liétor, Ossa de Montiel, Villamalea y los CRAs de Letur, Villalgordo del Júcar, Villapalacios y Bienservida).

Los alumnos afectados fueron un total de 10.500 y 620 profesores y no han funcionado 70 rutas escolares. Además, según informó la delegación de la Junta, un total de 11 alumnos usuarios de la ruta de transporte escolar S-247 procedentes de las localidades de Corral Rubio y Pétrola y con destino final en los IES Universidad Laboral (4 alumnos), IES Don Bosco (5 alumnos) e IES Parque Lineal (4 alumnos) de Albacete no pudieron regresar a sus domicilios familiares por encontrarse cortada la carretera a causa de la intensa nevada que cayó sobre la provincia de Albacete.

Por lo que respecta a la capital, la situación estaba controlada al cierre de esta edición. Algunas ramas de árbol caídas, el parque Abelardo Sánchez cerrado, y sal en los accesos de todas las entradas a la ciudad, travesías, circunvalaciones, camino al cementerio y acceso al Polígono Industrial Campollano, son las actuaciones destacadas por el Ayuntamiento de Albacete.

En Guadalajara, el temporal de nieve afectó dos zonas de la provincia; una muy acostumbrada a estos avatares (la Paramera de Molina); la otra fue la Alcarria Sur, donde estas nevadas son mucho más infrecuentes. La nevada cayó por la noche, y buena parte de la provincia ya amaneció con el manto blanco, en algunas zonas de entre 10 y 20 centímetros de espesor. La situación provocó algunas molestias en pueblos como Albalate, Almonacid o Pastrana, donde muchos colegios, institutos y estamentos oficiales no pudieron abrir sus puertas, ante la imposibilidad de los trabajadores de llegar a sus centros.

Problemas en Guadalajara

En cuanto a las carreteras, hubo problemas en varias nacionales y en muchas más de la red secundaria. Se vivieron retenciones en las nacionales 320 y 204, y sobre todo en la N-211, la carretera de Molina, donde se alcanzó el nivel rojo en la circulación. No obstante, a mediodía la mayoría de los problemas se habían solventado en la red nacional, y sólo la carretera de los pantanos mantenía dificultades a última hora de la mañana, especialmente entre los kilómetros 196 y 223 de la N-320, ya casi lindando con Cuenca.

Mientras, en la capital, la nevada fue muy liviana. Apenas un centímetro nocturno que se deshizo rápidamente. Eso sí, la ciudad amaneció muy blanca. Pero no por la nieve, sino por las 15 toneladas de sal que el Ayuntamiento esparció por la noche. Los munícipes anduvieron raudos y eficaces, y demostraron tener aprendida la lección del caos que se vivió en la ciudad el pasado 9 de enero.

La provincia menos afectada ha sido Ciudad Real, aunque algunos trenes, por las condiciones adversas en el tramo entre Alcázar de San Juan y Albacete, sufrían retrasos medios de 90 minutos.

Información elaborada por Isabel Pacheco, Mercedes Martínez y Óscar Cuevas.

.