agricultura

La Junta crea la Red de Alimentación de Especies Necrófagas

Favorecerá la conservación de especies necrófagas y a la vez reducirá costes para los ganaderos

p. h.
toledo Actualizado:

El Consejo de Gobierno ha aprobado un Decreto para regular la alimentación de aves carroñeras, en el que se recoge la creación de una Red de Alimentación de Especies Necrófagas, con el fin de facilitarles el alimento en las zonas donde su falta de disponibilidad esté llevando al declive a las poblaciones de estas especies.

La consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, aseguraba que esta medida «favorece tanto a la conservación de las especies necrófagas, algunas de las cuales están en peligro de extinción, como a los ganaderos, al disminuir sus costes por la retirada de restos de animales y reducir sus pérdidas por ataques al ganado vivo por parte de algunas aves carroñeras».

El cumplimiento de la legislación sanitaria ha traído consigo la implantación de amplios sistemas de recogida de restos de ganado en el campo –que eran retirados y destruidos- y, con ello, la reducción de una parte importante del alimento disponible para las aves necrófagas.

Por ello, y para evitar que las poblaciones de necrófagas se vean abocadas a una dura disminución, se crean zonas de protección en las que determinadas explotaciones de ganado extensivo serán autorizadas a dejar sus animales para que sirvan de alimento a dichas especies.

Por otro lado, se crea la nueva «red de muladares» de Castilla-La Mancha, que servirán de alimento para aquellas zonas donde con las explotaciones existentes no se alcance el nivel de alimentación deseado.

Mediante este Decreto se atienden, por tanto, dos necesidades históricas y frecuentemente reivindicadas por el sector ganadero y conservacionista. Por un lado, se favorece la conservación de las especies necrófagas, ya que alguna de ellas está incluida en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas -buitre leonado, alimoche-; y por otro se produce un ahorro de costes en la retirada y destrucción de animales para aquellas explotaciones que cumplan los requisitos que recoge la normativa.

Purines

Otro de los acuerdos importantes para el sector ganadero es una Orden para agilizar los trámites en gestión de purines a los ganaderos de porcino de zonas no vulnerables a la contaminación por nitratos de origen agrario. Esta nueva normativa, según la consejera «equipara la situación del sector ganadero de Castilla-La Mancha a la del resto de productores nacionales y les permite reducir unos costes que les hacían menos competitivos».

La actual normativa regional, que data de hace 10 años, era la más restrictiva de todas las comunidades autónomas españolas y establecía numerosas trabas administrativas para la gestión de purines para todas las explotaciones porcinas de la región, incrementando por tanto sus costes y restándoles competitividad con respecto a ganaderos de otras zonas nacionales.

Los controles efectuados por la Consejería de Agricultura han evidenciado que la normativa no ha producido los efectos medioambientales que se esperaban, ya que las zonas no vulnerables a los nitratos no requieren de tantos condicionantes.

Por ello, el Gobierno de Castilla-La Mancha tan solo mantendrá las actuales restricciones en las zonas vulnerables a la contaminación por nitratos de origen agrario, flexibilizando los requisitos para el resto de áreas. Con ello, se beneficiará a 597 explotaciones de porcino, más del 50 por ciento de las existentes en Castilla-La Mancha.