Jesús Gutiérrez, en la cama del hospital/Vídeo del rescate de Susi - Pedro Cifuentes (foto)

«Nadie se hace cargo y la vida de Jesús Gutiérrez está en peligro»

El montañero Pedro Cifuentes lamenta el «trato tan inhumano» que el alpinista herido está recibiendo desde España

«Está estable, bien, lúcido. De signos vitales está bien, obvio. Está mejorando día a día», dicen desde el hospital de la Patagonia donde está ingresado

Actualizado:

«Le he dicho a Susi que tiene que ser fuerte. Cuando le sacamos de la laguna, le dije que le llevaría a casa. Pero no esperaba que la burocracia me lo impidiera. ¡Nadie se hace cargo de él desde España y su vida corre peligro!». El conquense Pedro Cifuentes, montañero profesional y bombero del Ayuntamiento de Madrid, no se separa de Jesús Gutiérrez Rey, Susi, y se queja amargamente del trato que su amigo está recibiendo desde su país.

«Está estable, bien, lúcido. De signos vitales está bien, obvio. Está mejorando día a día». Es lo que han informado a Efe este miércoles desde del área de enfermería del Hospital de Alta Complejidad El Calafate, ubicado en la ciudad homónima de la sureña provincia argentina de Santa Cruz, donde Susi está ingresado.

El alpinista lleva ocho días hospitalizado con múltiples fracturas tras una caída en el monte Fitz Roy, en la Patagonia Sur, la madrugada del 22 de enero. Los dos participaban en el rescate de dos escaladores brasileños. «Hay un abandono total. De su aseguradora, Mapfre, y de las autoridades. ¡Jamás podía imaginar un trato tan inhumano! Si fuéramos delincuentes, ya estaríamos en España; pero como somos buenas personas... Y todo esto le está pasando por ir a rescatar a otros montañeros», reflexiona Pedro en declaraciones a ABC.

Madrileño de 45 años, Susi no puede moverse de la cama del hospital debido a sus graves lesiones. Pedro le da de comer, le asea y hasta tiene que ayudarle cuando Jesús hace sus necesidades. El cuadro clínico de este vecino de Illescas (Toledo) es preocupante: cinco costillas rotas, una de las cuales le provocó un neumotórax; ha sido operado de una fractura abierta en su codo izquierdo y tiene el tobillo izquierdo destrozado totalmente (un nivel 5 sobre 5), además del cuerpo magullado, según cuenta su compañero.

A Susi le han fijado ese tobillo con unos hierros, como se puede ver en la fotografía, pero necesita una operación urgente para evitar la necrosis del pie. «El tobillo no tiene reconstrucción; Susi se va a quedar cojo, pero necesita una operación para sacarle los huesecitos rotos que tiene dentro», explica su amigo. Además, el alpinista accidentado, que tiene contratado su seguro a través de la Federación Madrileña de Montañismo, sufre una luxación de hombro y otra de clavícula, ambas en su lado izquierdo.

«Susi está aguantando los dolores. Le he dicho que tiene que ser fuerte», repite su compañero, quien lleva casi una semana sin apenas dormir, sólo un par de horas diarias, para asistir a su amigo y a los medios de comunicación. «Estoy agotado», se resigna Pedro, quien echa las cabezadas en un sillón del hospital.

«¡Nadie se hace cargo y no sabemos qué coño hacer!», exclama el montañero. «Nadie de la aseguradora se ha puesto en contacto con el cirujano que le operó, el doctor Pani Fuentes, que ha autorizado el traslado de Susi a España en un avión». «Susi está aguantando con un tubo torácico [para extraer el exceso de líquido o de aire] porque, cuando se lo quiten, no podrá volar durante semanas», explica Pedro. Él también tiene contratado su seguro con Mapfre, pero a través de la Federación de Deportes de Montaña de Castilla-La Mancha.

La respuesta de Mapfre

Desde la aseguradora Mapfre, una portavoz oficial afirma que la empresa «está haciendo [por Susi] todo lo que está recogido en su póliza [pero declina facilitar el contenido por la ley de protección de datos]. Además, Mapfre está en conversaciones continuas y fluidas con la familia y con el centro médico» donde el alpinista está ingresado. «Se está cubriendo rescate, asistencia sanitaria y, cuando se pueda, el traslado del accidentado», añaden desde la aseguradora. «Que quede claro que se está haciendo todo lo que se puede. Estamos verdaderamente preocupados por este tema, volcados en darle solución», recalca la fuente autorizada.

«Entendemos que la solución será la que digan los médicos del centro hospitalario. El último informe que tiene Mapfre describe el estado de esta persona, pero no recomienda el traslado», explican desde la aseguradora. «Desde luego, no está en un estado en el que se le pueda trasladar en un avión comercial; en el caso de tener que producirse, debería ser en un avión medicalizado. Y eso está a expensas de los informes de los médicos que están atendiendo al alpinista en Argentina», afirma la portavoz de Mapfre.

Para hacer frente a los gastos que le pueden sobrevenir, la familia ha comenzado una campaña para reunir dinero. «Aunque Susi cuenta con un seguro federativo, éste no es suficiente para cubrir la cuantía total de los gastos médicos», se lee en un aviso difundido en las redes sociales.

«Cuando vas a la montaña con tu seguro de la federación, crees que vas cubierto. Pero luego te llevas estas desagradables sorpresas», se lamenta Pedro mientras espera una mano amiga para que Susi pueda volver a España. «Hablamos de la vida de una persona, no de la pata de una mesa», sentencia.